Pau Guix sobrevive a un CDR que intentó reventar la presentación de ‘El hijo de la africana’ en Reus

El Centro Cívico El Carme de Reus acogió este lunes un coloquio sobre el libro ‘El hijo de la africana’ (Ediciones Hildy), una obra que recoge los artículos de opinión que Pau Guix publicó en diversos medios como Crónica Global, Economía Digital o elCatalán.es. El acto fue organizado por Societat Civil Catalana, que estuvo representada por Silvia Latre, coordinadora de la agrupación de esta entidad en Reus y por Isaac López, secretario provincial de SCC Tarragona.

En la entrada del centro cívico un par de docenas de radicales secesionistas gritaban “fuera anticatalanes” a los ciudadanos que intentaban asistir como público. Eran miembros del CDR de Reus, que decidieron deslucir un acto con el que no estaba de acuerdo actuando como ‘comité de recepción’.

Sergio Fidalgo, el editor de la obra y autor de diversos textos del libro, aseguró que “un libro como ‘El hijo de la africana’ es muy necesario en una Cataluña en la que unos radicales vienen a reventar una presentación simplemente porque no están de acuerdo con las ideas que expone. En Cataluña, si no te llaman ‘fascista’ es que no eres nadie en la lucha contra la exclusión. Cada ‘facha’ es cómo una medalla para los que defendemos la Constitución”.

Antonio Robles, uno de los prologuistas del libro, ha defendido la obra de Pau Guix como un elemento de rearme ideológico “de una persona que se viste por los pies, que se planta ante el nacionalismo, y no solo es un amigo, es un referente intelectual para todos aquellos que luchamos contra la exclusión que practican los secesionistas”.

Pau Guix aseguró que “la gente que estaba esperándonos en la puerta es la razón por la que he escrito el libro. Es el ejemplo más claro de la ruptura que el nacionalismo ha generado en la sociedad catalana. ‘El fuera anticatalanes” que nos gritaban en la puerta indica lo que son’. A mi madre la llamaban ‘la africana’ porque el nacionalismo lleva la xenofobia en la sangre, no nacer en Cataluña llevaba a que en sitios como en Vic te llamen así los secesionistas. Nosotros no señalamos a nadie”.

Y también aseguró que “Antonio Robles siempre ha dicho que los secesionistas ejercían la hegemonía moral, pero el 8 de octubre la perdieron. No nos callamos y no nos callaremos nunca más. Eso sí, conservan el poder y el control, por eso será difícil derruir el muro de acero que han levantado sobre nuestros derechos.”

Pau Guix relató cómo el Ayuntamiento de Barcelona ha censurado un acto de CLAC, sin dar explicaciones, que se iba a celebrar en el Centro Cívico Casa Elizalde, y que, tras pagar el alquiler de la sala, un mes después les dijeron “que estaba lleno”. Antonio Robles relató cómo situaciones similares se han vivido siempre en las últimas décadas, y que es una práctica habitual de los nacionalistas y sus aliados.

Fidalgo recomendó la lectura de este libro “porque sus páginas son vitaminas para los que defendemos la convivencia en la sociedad catalana y la unidad de España, no solo por la claridad de las ideas que Pau expone, sino también”.

Entre los asistentes estaba la regidora de Ciudadanos Pepa Labrador, que defendió como “nosotros, los constitucionalistas, no nos dedicamos a intentar reventar sus actos, como sí hacen ellos, como hemos podido comprobar hoy”. Tras un turno de preguntas por parte del público finalizó el acto y el autor dedicó varios ejemplares a los asistentes que así lo desearon.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo