Operación diálogo y el diálogo kafkiano

Ahora que vemos que la “operación diálogo” avanza en Cataluña,  convendría recuperar dos de las joyas de la cinematografía de Woody Allen: Zelig y Balas sobre Broadway que nos ayudarán a entender la esencia del diálogo y el arte de la dialéctica. En Zelig, Woody Allen es el hombre camaleón que adopta con absoluta radicalidad los principios de su interlocutor; tanto es así, que se convierte en un fanático defensor de su nuevo asumido pensamiento y considera que la persona a la que imita no es suficientemente leal a la causa.

En Balas sobre Broadway, David Shayne, el personaje interpretado por John Cusack, es un dramaturgo que necesita el dinero de un mafioso para sacar adelante su obra de teatro y solo consigue mejorar su obra cuando acepta las sugerencias de todos; en un momento dado, se da cuenta de que su éxito es putativo.

Estas dos películas vienen al caso de la operación diálogo porque el arte de la dialéctica exige una posición de la que se está convencido y un objetivo de persuasión del oyente. Eso no significa que no se pueda ceder para alcanzar un acuerdo mutuo, pero sin unos principios, la conversación es interminable. Pues bien, tenemos por un lado un Presidente del Gobierno, Sánchez, cuyas posiciones políticas no son las que eran antes de serlo, y que no tiene inconveniente en cambiar de opinión de nuevo de acuerdo con las sugerencias del que paga. Por otro lado tenemos a un personaje que lo mismo habla del ADN de las bestias, que habla de la democracia contra el terror o de la vía pacífica, que pide que presión a los CDR.

En ese contexto el diálogo sólo puede ser como el que tienen los personajes que interpretan Mia Farrow (la psicóloga que trata a Zelig) y Woody Allen en Zelig: un diálogo kafkiano en el que Farrow se va mimetizando con las opiniones de Allen, que a su vez no sabe qué opiniones imitar. Es un diálogo divertido, pero poco edificante en política.

Esa dificultad de hablar con quien no tiene una postura única, es la misma que se encuentran todos aquellos que intentan dialogar con los nacionalistas de base en España y en el resto del mundo. Hace muchos años, cuando retenía esperanza de poder entender la postura de los nacionalistas, hablé muchas veces con un activista de la kale borroka que estaba cobrando una subvención de la Seguridad Social al tiempo que trabajaba en el extranjero de forma irregular. Cuando le pregunté por esa contradicción de servirse del estado al que tanto odiaba, defendía su postura diciendo que dado que no le quedaba más remedio que ser español, por lo menos cobraba del estado (las palabras exactas eran algo más despectivas, pero la esencia del mensaje es la misma).

Ahora, mucho tiempo más tarde, me sigo encontrando la misma postura en separatistas catalanes de base que integran grupos de las comunidades españolas por el mundo. No quieren ser españoles, están en contra de la idea de España, discuten cualquier propuesta de ensalzamiento del día de la Hispanidad, pero con la misma incongruencia camaleónica dicen que mientras que les toque ser españoles, se benefician de las oportunidades que ofrece la comunidad española.

La dificultad de discutir con los Zeligs y los David Shayne del mundo, es que acaba haciendo parecer a la persona razonable como un antagonista. Por ello, si no queda más remedio que dialogar, lo mejor es no olvidarse de que los principios de uno, si bien debatibles, son la única manera de mantener la cordura.

Por Alfonso Valero, abogado y solicitor (Inglaterra y Gales) – no en ejercicio

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre Protección de Datos

  • Responsable: SERGIO FIDALGO.
  • Fin del tratamiento: Mantener una relación comercial y el envío de comunicaciones sobre nuestros productos y servicios.
  • Legitimación: El consentimiento del usuario.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Contacto: elcatalandigital.es@gmail.com.
  • Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en Política de Privacidad.