“Olé”, o como cambiar el lazo amarillo separatista de mal rollo por alegría

La Resistencia ha encontrado una nueva manera de cambiar el mal rollo generado por los lazos amarillos excluyentes que ensucian muchas ciudades de Cataluña por culpa de los incívicos que se piensan que la calle es suya.

Con una “o” y una “e” un español anónimo cambió el odio del lazo amarillo por la alegría de un “olé” festivo. Una idea interesante fruto de la imaginación de un ciudadano harto de la exclusión secesionista.

El lazo amarillo es el símbolo de los que creen que España es un país no democrático que tiene “presos políticos”.

Una ofensa para millones de catalanes que sí creen en la Justicia de su país y que están hartos de comprobar como las autoridades municipales permiten mirando hacia otro lado estas violaciones de las normativas locales que convierten sus calles en pura propaganda excluyente y ofensiva.

Y si los secesionistas deciden pintar más lazos amarillos, los constitucionalistas volverán a cambiar el mal rollo por alegría, porque la revolución de las ‘sonrisas’ no es la suya, malcarada y excluyente, sino la revuelta cívica de los que se oponen a los intentos separatistas de romper la convivencia.

La Resistencia no para en sus intentos de contrarrestar la propaganda secesionista en todas las comarcas de esta Comunidad Autónoma que sufre los abusos del separatismo.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo