Manuel Marchena y Edmundo Bal, dos juristas dignos

Vaya por delante que tanto a Don Manuel Marchena como a Don Edmundo Bal les conozco esencialmente  por una relación profesional.

Manuel Marchena ha dictado resoluciones relativas a clientes míos favorables y en contra, a Edmundo Bal lo he tenido enfrente y al lado, con intereses comunes y contrapuestos en  procedimientos judiciales.

También es cierto que he tenido la ocasión de tratarles fuera del ámbito estrictamente profesional, entre otras cosas porque en mi filosofía de vida la oportunidad de conocer personalmente a personas a las que se admira, es un factor de enriquecimiento humano y personal.

Recientemente ambos, y ambos contra su voluntad, han sido objeto de noticia por cuestiones que tienen características diferentes.

Creo que no me equivoco si aseguro que el malestar de Manuel Marchena vendría desde antes de el absurdo e irresponsable wasap que todo el mundo conoce. Contra Manuel Marchena se desencadenó una campaña infamante sobre aspectos que no tienen nada que ver con su actividad profesional, pura, simple y sencillamente porque no hay jurista en España, piense como piense, que pueda afirmar que Manuel Marchena no es una de las cabezas mejor amuebladas del mundo judicial español.

Así desde hace tiempo se le ha pretendido presentar como un sectario partidista, en general por personas que jamás han leído una resolución suya y que nada saben de su trayectoria profesional, basándose en tópicos, artículos y opiniones totalmente subjetivas conscientes de que su calidad jurídica era inatacable.

A raíz de los wasaps Manuel Marchena hizo lo que tenía que hacer, y demostró algo que ya sabíamos quienes le conocemos y le leemos, que no solo es un lujo para el Tribunal Supremo por su calidad profesional sino que en paralelo es un Juez honesto e independiente.

Edmundo Bal, ha sido durante años Jefe del Área de Penal de la Abogacía del Estado, actuando por ejemplo en el caso Gurtel. Edmundo Bal no solo es un excelente jurista sino que además es un excelente abogado, tan temible como rival como fiable en el momento de  compartir estados con él. La Abogacía del Estado es un órgano jerárquico, pero el criterio de jerarquía se aproxima mucho más a lo que sería la disciplina militar (reitero en el aspecto de la jerarquía) que al criterio que pueda regir en otro órgano jerárquico pero diferente que es  la Fiscalía.

Ya he comentado en alguna ocasión que por mucho que se empeñasen en especular algunos medios en que habrían llamadas a los fiscales del Tribunal Supremo Javier Zaragoza, Fidel Cadena, Consuelo Madrigal y Jaime Moreno, conociendo a la Fiscalía y conociendo a estos fiscales semejante pretensión se me antojaba imposible, creo que de haber recibido alguna llamada lo mas que hubieran hecho es ponerse al teléfono  porque son gente educada.

La Abogacía del Estado es diferente, así que de la misma manera que un Coronel debe acatar las órdenes de un General por muy equivocado que considere que está, el Abogado del Estado también carece de margen de maniobra y como mucho en el caso de desacuerdo puede hacer lo que hizo Edmundo Bal, negarse a firmar un escrito en el que no creía, consciente con toda seguridad de que la consecuencia sería su destitución.

Pues bien hay destituciones que honran porque en la vida uno puede ser, Juez como Manuel Marchena, Abogado del Estado como Edmundo Bal, fiscales como los que he citado antes o un simple abogado como es mí caso. O puede ser desde Soldado hasta General, desde limpiar una oficina hasta Director General de una multinacional, desde utillero hasta estrella del fútbol, todo es igualmente digno si se cree en lo que se hace y lo que se hace se ejecuta anteponiendo siempre unos valores y unos principios.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre Protección de Datos

  • Responsable: SERGIO FIDALGO.
  • Fin del tratamiento: Mantener una relación comercial y el envío de comunicaciones sobre nuestros productos y servicios.
  • Legitimación: El consentimiento del usuario.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Contacto: elcatalandigital.es@gmail.com.
  • Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en Política de Privacidad.