Los Mossos denuncian a un hombre por revelar la situación de un control. ¿Y Mónica Terribas no hizo algo peor?

Los Mossos d’Esquadra han anunciado en twitter que han denunciado a un hombre de la comarca gerundense del Alt Empordà por dar a conocer un control de velocidad con una foto en las redes sociales. El cuerpo policial asegura que es una infracción de la Ley de Seguridad Ciudadana.

En cambio, tuvo que ser la Unión de Oficiales de la Guardia Civil la que denunciara a Mónica Terribas por pedir a los oyentes del programa matinal de Catalunya Ràdio que llamaran a la emisora para informar de la ubicación de vehículos policiales por toda Cataluña, que luego emitía en antena.

Mònica Terribas, presentadora de ‘El Matí de Catalunya Radio’, en el programa del 22 de septiembre de 2017, solicitó a la audiencia que informara de los movimientos de los vehículos policiales en el marco del operativo policial del 20-S para detener la consulta ilegal del 1 de octubre.

“Las últimas informaciones que nos están dando: en Igualada tres todoterrenos y una furgoneta de la Guardia Civil dirección Barcelona. A la AP2, en Lleida, quince vehículos de la Guardia Civil a todo gas en dirección a Barcelona. En la Zona Franca entrando en Barcelona ocho todoterrenos y tres furgonetas de la Guardia Civil y también Guardia Civil en todos los peajes”, fueron algunas de las informaciones que Terribas lanzó en directo a la multitudinaria audiencia del programa matinal de la emisora de radio de la Generalitat.

¿No tienen los Mossos la competencia de seguridad ciudadana? ¿Es más delito revelar la situación de un control en una red social que los movimientos de docenas de coches policiales ante docenas de miles de radioyentes?

 

 

 


ElCatalán.es ha iniciado una campaña de crowdfunding para editar un libro dedicado a analizar y denunciar el adoctrinamiento escolar en los centros educativos en Cataluña. Los interesados en ayudar económicamente para poder sacar adelante este proyecto pueden hacerlo en este enlace.

Los partidos secesionistas han decidido que las escuelas catalanas no han de ser centros de educación, sino de adoctrinamiento escolar, en el que crear futuros votantes de la República catalana que ansían crear. Para eso no dudan en intentar utilizar las aulas para sus fines.

Este libro hablará con profesores, padres de alumnos y miembros de entidades cívicas constitucionalistas para denunciar la manipulación de la Generalitat en el ámbito escolar.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo