La tercera ley de la estupidez humana

«Un gran problema en el mundo es que los estúpidos están seguros de todo y los inteligentes están llenos de dudas» (BERTRAND RUSSELL)

Carlo M. Cipolla (1922−2000) fue catedrático de Historia Económica en las universidades de Pavía y Berkeley y ha sido considerado uno de los historiadores más ilustres del siglo XX. Su autoridad fue siempre reconocida en la historia económica, sobre todo en la historia del dinero, la moneda, el comercio, la burocracia y la población; pero también en la historia de la tecnología, la alfabetización y los sistemas sanitarios.

Tal vez el trabajo más divulgado de Cipolla sea su breve análisis económico, demográfico e histórico de la ESTUPIDEZ HUMANA, publicado en 1988 y contenido en su libro “Allegro ma non troppo”.

Según Cipolla, «la humanidad se encuentra, y sobre esto el acuerdo es unánime– en un estado deplorable», lo cual se debe, en buena medida, a la abundancia de los estúpidos, la más peligrosa categoría de seres humanos, que nos rodean por todas partes, dispuestos a hacernos daño (y hacérselo a sí mismos). Todo comenzó como un rasgo de humor, asociado a la crítica del fraude científico, hasta que sus lectores descubrieron que estas “LEYES FUNDAMENTALES DE LA ESTUPIDEZ HUMANA” no sólo eran una parodia, sino una reflexión lúcida sobre los daños que causa “el poder político, económico o burocrático”, puesto en manos de los estúpidos.

Hoy, cuando somos víctimas de una ESTUPIDEZ repetidamente denunciada, el texto de Carlo.M. Cipolla cobra una inquietante actualidad.

Cipolla ve a la gente ESTÚPIDA como un grupo más poderoso que la Mafia, el Complejo Militar Industrial (MIC) o la Internacional Comunista. El grupo de los ESTÚPIDOS, sin reglamentaciones, líderes o manifiestos, consigue ejercer un efecto muy relevante sobre toda la sociedad.

De las cinco leyes que ofrece vamos a fijarnos en la tercera:

Tercera Ley Fundamental (Regla de Oro): Una persona ESTÚPIDA es una persona que causa daño a otra o a un grupo de personas sin obtener, al mismo tiempo, un provecho para sí, o incluso obteniendo un perjuicio.

A partir del análisis de costes y beneficios se clasifica a los seres humanos en cuatro tipos, cada uno de los cuales ocupa un cuadrante dentro de un sistema de coordenadas.

  • Desgraciado (D): aquel que se causa un perjuicio a sí mismo, beneficiando a los demás.
  • Inteligente (I): aquel que se beneficia a sí mismo, beneficiando a los demás.
  • Bandido (B): aquel que obtiene beneficios para sí mismo, perjudicando a los demás.
  • Estúpido (E): aquel que causa pérdidas a otros, perjudicándose a la vez a sí mismo

En cuanto a la Distribución de Frecuencia, la mayoría de los individuos no actúa de forma consistente. Bajo ciertas circunstancias una persona puede actuar de forma inteligente y en otras actuar como desgraciado. La única importante excepción a esta regla es la de las personas ESTÚPIDAS que habitualmente muestran una fuerte tendencia hacia un comportamiento ESTÚPIDO en cualquier actividad o empresa. Para los demás, podremos calcular su posición como una media de los resultados de sus acciones en términos de costes y beneficios causados sobre sí mismos y sobre los demás. Esta posibilidad permite hacer la siguiente digresión:

Se considera un “bandido perfecto” al que, mediante sus acciones, obtiene para sí mismo un beneficio igual al coste que origina a los demás. Es el caso del ladrón que roba a otro colega cien euros sin causarle ningún coste adicional. Esta situación puede ser definida como un “juego de suma cero” en el que el conjunto de la sociedad ni gana ni pierde. El “bandido perfecto” quedaría representado sobre la bisectriz del cuadrante B.

Sin embargo los “bandidos perfectos” son relativamente escasos. Es algo más frecuente que haya “bandidos inteligentes” (Bi) que obtienen más beneficios que los costes que causan. Por desgracia es mucho más frecuente el bandido ESTÚPIDO (Be). Ejemplo de este último puede ser el ladrón que destroza los cristales de un automóvil para robar su aparato de radio o con mayor vileza el que asesina a alguien para robarle la billetera.

Con este esquema, propongo al lector que aplique su imaginación sobre la realidad política española de 2018.

Pedro Miguel González Urbaneja. Catedrático de Matemáticas


Puede comprar el último libro de Sergio Fidalgo ‘Usted puede salvar España’ en este enlace de Amazon. ‘El hijo de la africana’ de Pau Guix en este enlace de Amazon.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo