La lucha por el poder en el secesionismo será sin cuartel

El portavoz de ERC, Sergi Sabrià, reiteró ayer su apoyo a la investidura de Carles Puigdemont como presidente de la Generalitat en el pleno de investidura y ha pedido “firmeza”, si bien ha coincidido con su portavoz en el Congreso, Joan Tardà, en que “por encima de todo está el país”.

Luego pronunció los típicos mantras del secesionismo como que “ante el embate más feroz que nunca del Estado contra los derechos de los diputados catalanes y la demofobia del Estado español, ERC pide a todos los partidos firmeza en defensa de las instituciones de Cataluña”.

O que resolución del Tribunal Constitucional en la que se “condiciona” la validez de la investidura de Puigdemont es “esperpéntica” y transmite la voluntad implícita del Gobierno central “de ganar en los tribunales lo que no gana en las urnas”.

Pero ya ha dejado claro que primero “el país” y luego “Puigdemont”. El apoyo de ERC al ex presidente fugado es firme… por el momento. Luego llegará el momento de Esquerra de tomarse la revancha del 21-D. La guerra dentro del secesionismo por el poder solo acaba de comenzar.


ElCatalán.es ha iniciado una campaña de crowdfunding para editar un libro dedicado a analizar y denunciar el adoctrinamiento escolar en los centros educativos en Cataluña. Los interesados en ayudar económicamente para poder sacar adelante este proyecto pueden hacerlo en este enlace.

Los partidos secesionistas han decidido que las escuelas catalanas no han de ser centros de educación, sino de adoctrinamiento escolar, en el que crear futuros votantes de la República catalana que ansían crear. Para eso no dudan en intentar utilizar las aulas para sus fines.

Este libro hablará con profesores, padres de alumnos y miembros de entidades cívicas constitucionalistas para denunciar la manipulación de la Generalitat en el ámbito escolar.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo