La auténtica cara de la “Crida” de Carles Puigdemont (vídeo)

Una campaña para denunciar lo que realmente pretende el nacionalismo y, sobre todo, la Crida que intentan impulsar Carles Puigdemont y Quim Torra, se ha hecho viral en las redes sociales.

Ha sido realizada por un grupo anónimos de profesionales de la comunicación, que han hecho público un texto para explicar el objetivo de esta iniciativa:

“Estos días, un pequeño grupo anónimo de profesionales de la comunicación lanzamos una campaña “truefake” sobre esa otra campaña tan “fake” en la que se ha convertido la internacionalización del procés.

Los que nos dedicamos a la comunicación vemos con claridad que el procés ha sido desde sus inicios una elaborada campaña de marketing sutilmente difundida a través de medios públicos y privados apoyados por el Govern. Una estrategia de asociación de valores positivos a un producto brillante y dorado: la República. Y en oposición a esta, la construcción de un enemigo opresor que imposibilita la consecución de esa idealización: España. Fundamentando ambos elementos narrativos la base para apelar al mito heroico de los individuos y a la épica de las masas.

De todas las asociaciones quizás la más perversa ha sido la de conseguir relacionar el procés con el concepto de Democracia. Un objetivo político que busca imponerse a cualquier precio a la población y que contempla el uso de la violencia y victimización internacional como parte de su estrategia, no es un proceso democrático. Es precisamente su contrario.

Lo que vemos hoy en Cataluña es precisamente una perversión de los atributos de la democracia, intencionadamente usados para revestir una imposición totalitarista. Esta manipulación asociativa llegó hasta tal punto el 1 de Octubre de 2017, que muchas personas buenas de corazón y en honesta creencia de la defensa de valores democráticos, fueron dirigidas por las élites políticas catalanas que habían valorado una posible reacción violenta del Estado.

¿Pero es posible que esto ocurra en una sociedad actual, tan acostumbrada a convivir y decodificar las estrategias de la comunicación? La respuesta es que no sólo es posible, si no que el mismo fenómeno amenaza Europa y está ocurriendo en todo el mundo.

La sociedad catalana ha convivido durante muchos años con la manipulación del mensaje desde sus instituciones. Sólo así se explica que una sociedad que se considera demócratica pudiera aceptar que el primer referéndum ilegal del 2014 se celebrase bajo una estrategia de comunicación de #SíoSí. Esto tipo de códigos, aceptado con una preocupante normalidad en Cataluña, serían inimaginables en cualquier democracia europea. Y lo mismo ocurrió con cualquier otra campaña relacionada con el segundo referéndum de 2017, cuyas estrategias de comunicación se basaban en la inevitabilidad e irreversibilidad de la República. Las opciones del referéndum, desde un punto de vista de comunicación, se redujeron a la mitad: De “SíoSí” a “Sí”. Y no sólo una votación convierte un proceso en democrático. También la comunicación bajo la que se celebra ese proceso, debería serlo.

La campaña del procés, financiada y prolongada en el tiempo, ha degenerado en la creación de un aparato propagandístico de grandes proporciones que hace tiempo que escapó al control de quienes la pusieron en marcha. Es hoy una maquinaria que llena demasiados bolsillos y alimenta demasiadas bocas de profesionales públicos y privados en Cataluña, como para detenerse por sí sola.

El resto de España debe tener claro que muchos de los catalanes que hoy apoyan el independentismo no están intentando separarse de España, si no de las emociones negativas de la “idea” de España que esta maquinaria ha introducido en sus mentes, a diario, durante años. Una idea deliberadamente diseñada para generar sentimientos de frustración y represión a quienes contagia, hasta el punto de sentir la necesidad de liberarse de ella a toda costa.

Y cuando ya parecía que no se podía ir más lejos en la perversión de las asociaciones, Quim Torra, una persona con pensamientos xenófobos publicados, que buena parte de la sociedad catalana acepta con normalidad como Presidente electo (algo también inimaginable en otra democracia europea), se permite comparar la causa del procés con aquellas de Nelson Mandela, Martin Luther King Jr o Mahatma Gandhi. Alguien debería aclarar que aquellos movimientos surgieron espontáneamente de la sociedad, frente a la opresión del Status Quo y no desde el Status Quo

sociales. Imitar la naturaleza comunicativa de aquellos movimientos, para im, no sólo Es manipulación. Genera el desorden que hoy vivimos en Cataluña.

Entendiendo la extrema dificultad de la situación actual, nos atrevemos a pedir firmeza al Gobierno Español para no sentar un precedente que haga concesiones ante semejantes prácticas propagandísticas. Es un precedente peligroso, no sólo para las otras 17 comunidades autónomas de España, si no también para otras regiones de los estados miembros de la UE. Ningún movimiento populista debe tomar la “Vía Catalana” como un camino a seguir para alcanzar objetivos políticos.

Los líderes nacionalistas y populistas que directa o indirectamente buscan la destrucción de los valores de la UE tienen algo en común: Todos parecen estar mucho más motivados que nosotros en contar su versión de la historia. Y los conflictos del siglo XXI no están ocurriendo a golpe de pistola, si no a base de relato, desinformación, manipulación, emocionalidad y masas convencidas.

Es por eso que hacemos también un llamamiento a los parlamentarios europeístas, para que propongan la creación de campañas de comunicación a nivel europeo que transmitan los valores positivos de Europa a sus ciudadanos.

Pero que no hayamos sido capaces de detener esto a tiempo debería avergonzarnos a todos, no sólo a los responsables políticos. Es por eso que hacemos un llamamiento a artistas, estudios de diseño, agencias de comunicación, realizadores y productoras, catalanas y del resto de España, para que anónima o públicamente ayuden a restablecer la convivencia en Cataluña, creando mensajes que llamen a la búsqueda de espacios comunes y apuesten por la convivencia.

Desde un punto de vista de comunicación institucional, la sociedad Catalana merece dar una verdadera oportunidad a la fraternidad consigo misma y con las otras 16 sensibilidades de España. Un país plural, dentro de ese proyecto humanístico aún mayor, que es nuestra Unión Europea”.


Puede comprar el último libro de Sergio Fidalgo ‘Usted puede salvar España’, un ensayo con consejos para que cualquier ciudadano contribuya al combate democrático contra el nacionalismo catalán en este enlace de Amazon. ‘El hijo de la africana’, una recopilación de artículos de Pau Guix críticos con el nacionalismo catalán en este enlace de Amazon.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre Protección de Datos

  • Responsable: SERGIO FIDALGO.
  • Fin del tratamiento: Mantener una relación comercial y el envío de comunicaciones sobre nuestros productos y servicios.
  • Legitimación: El consentimiento del usuario.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Contacto: elcatalandigital.es@gmail.com.
  • Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en Política de Privacidad.