No insulte, no difame, no calumnie

En un momento determinado de mi vida pensé que el ridículo y vergüenza ajena por la imagen política mostrada al mundo era insuperable, a tenor de la experiencia acumulada y el nivel corroborado por nuestro actual viajero réplica de Mr. Bean, suponiendo que con él tocábamos fondo. Pero resulta que, pasados los años, parece que pondremos otro suelo al umbral mínimo.

Aquel ilustre político, que protagonizó la política española y que tantos momentos para el recuerdo acumuló, hoy llena su tiempo y presencia pública revolviéndonos las tripas defendiendo al Régimen de Maduro. Que se preparen los venezolanos que tienen por allí al tipo de la “Alianza de las civilizaciones”.

Nunca en mis escritos he ocultado mi cariño hacia ese prodigio de la política española. Y no cambiaré a la hora de señalarle como culpable del follón que soportamos, en la actualidad, los catalanes.

Conviene tener en cuenta que, antes de los fallos del Constitucional condicionando partes de la que era la nueva redacción del ”Estatut” catalán, fue ese gran hombre de Estado el que, al asegurar en el Parlament una aprobación en las Cortes de la Ley Orgánica con el redactado que les llegase, puso el granito para crear la actual bola de nieve. Demostró no tener ni idea de con quien estaba hablando, al dirigirse a los parlamentarios de la Ciudadela de Barcelona.

Mira por dónde, sabiendo que entre el socialismo español impera de forma incuestionable el constitucionalismo y la defensa de la nación española, tenemos que soportar de nuevo un Gobierno encabezado por otro gran ilustre que entrará con un capítulo de honor en la Historia. De hecho, hasta hace poco pensaba que no podría superar a su predecesor, pero cada día que pasa creo que, incluso, al camarada ZP puede que lo acabe haciendo bueno. Preocupante.

A mi modo de ver, es urgente que el socialismo español pierda el miedo y se subleve ante tal cúmulo de doctorados despropósitos. Han de ver que quien los dirige es un gran problema para el futuro del partido (supongo que nadie se cree los datos cocinados) y, por encima de todo, para la nación. Está jugando con temas muy delicados y, bajando de su nube o avión oficial, debería darse cuenta de que España es mucho más que su Presidencia y su Gobierno.

Estar bajo tutela y con dependencia de quienes han justificado su acción política en un único frente, que no es otro que romper España. Negociar, aunque sea de la mano de su “vicepresidente”, con políticos presos o huidos. Vincular la continuidad presupuestaria del Estado al apoyo de los secesionistas. Acceder a las pretensiones y exigencias de los golpistas, con el descaro de pretender camuflar los chantajes admitidos, o llegar a atreverse a condicionar la independencia del Poder Judicial para dar cariño a quien no lo merece, es patético y denigrante.

Por eso, cuando escucho de su boca lo de “No insulte, no difame, no calumnie”, la verdad es que es difícil contenerse viniendo del que está arbitrando la mayor deslealtad al patriotismo español, tan solo para perdurar en un Gobierno que, con esas compañías, no se merece España ni los españoles.

Yo no pretendo estar en contra de ningún Gobierno de España, siempre que la defienda. Pero, en el contexto actual, debemos levantar la voz para denunciar que estamos en manos de impresentables palaciegos de la jet set populista y de quienes, con actitudes golpistas y violencia supremacista, pretenden jugar con los derechos y libertades de los españoles. Y eso, ni el socialismo español, ni todos los que amamos España, lo merecemos ni lo debemos permitir.

Urge una solución regeneradora, por parte del socialismo que no se avergüenza de su españolidad, para que, de la mano del resto de fuerzas políticas constitucionalistas, se sienten unas bases duraderas en las que la influencia del “populismo jet set” y del golpismo quede en el olvido.

Por Javier Megino


Puede comprar el último libro de Sergio Fidalgo ‘Usted puede salvar España’, un ensayo con consejos para que cualquier ciudadano contribuya al combate democrático contra el nacionalismo catalán en este enlace de Amazon. ‘El hijo de la africana’, una recopilación de artículos de Pau Guix críticos con el nacionalismo catalán en este enlace de Amazon.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre Protección de Datos

  • Responsable: SERGIO FIDALGO.
  • Fin del tratamiento: Mantener una relación comercial y el envío de comunicaciones sobre nuestros productos y servicios.
  • Legitimación: El consentimiento del usuario.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Contacto: elcatalandigital.es@gmail.com.
  • Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en Política de Privacidad.