El independentismo sin careta. Ángeles Ribes denuncia los abusos de los radicales de los CDR

En el Ayuntamiento de Lleida, por acuerdo del cartapacio, todas aquellas entidades o asociaciones que estén inscritas en el registro municipal pueden presentar mociones para que sean debatidas y votadas en el pleno mensual.

En el del mes de febrero, la asociación ‘Fòrum Ciutadà per la Cohesió Social’ intervenía para explicar su moción contra la esclavitud y la violación de los derechos humanos en Libia. Para ello, sus representantes disponían de un turno de cinco minutos, tras lo que se votaba. Y digo votaba, porque todos los grupos municipales éramos favorables a la misma, por lo que no iba a haber debate.
Pues bien, justo cuando los portavoces de la asociación se habían puesto en el atril para intervenir, un numeroso grupo de personas irrumpió fuera de los bancos del público, desplegaron una pancarta y tomaron posesión del atril y el micro.
Eran los miembros de uno de los llamados Comités de Defensa de la República (CDR), que pese a que no se les permitió usar el micro no dudaron en soltar el discursito a grito pelado, para después proceder a repetir las consignas de rigor. Todo esto lo pueden Uds. ver en el vídeo que acompaña a este artículo.
En el tiempo que llevo como portavoz de Ciudadanos en la Paeria he vivido momentos duros, complicados, e incluso alguno surrealista… pero quizás éste fue en el que mayor vergüenza ajena he pasado.
Porque no solamente se les privó de su turno a los ponentes de la asociación por parte de los energúmenos del CDR, es que además cuando por fin se marcharon y pudieron comenzar su explicación, varios concejales de Convergencia y uno de la CUP abandonaron el salón de plenos para ir a la plaza a fotografiarse en complicidad y plena sintonía con los del CDR.
Tanto hablar de falta de democracia, de ataques a la libertad de expresión y tanto cartelito con caras con la boca tapada, para en verdad, ser ellos los que coartan el derecho tanto de las asociaciones como de los cargos electos a expresarse donde se ejercen cada día las acciones que cimientan la democracia, el buen gobierno y que dan sentido al sueldo que a los políticos nos paga el conjunto de la ciudadanía.
Y esta es la verdadera cara del nacionalismo: autoritaria y liberticida. Vean el vídeo y juzguen por sí mismos.
Ángeles Ribes, portavoz de Cs Lleida

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo