¿Ignorancia o malicia? Un análisis sobre cómo el separatismo ofende a Ciudadanos

O las dos, a saber. Porque hay afirmaciones que sólo pueden hacerse desde esos planteamientos. Desde una profunda ignorancia de lo que se habla, o con una absoluta malicia y, por tanto, con la intención de seguir elaborando un discurso de confrontación hacia el que piensa distinto.

El día 29 de marzo, en la tertulia de RAC1, “El Món”, participaba, entre otros, la periodista Anna Gómez. Pues bien, en este programa, ya en el minuto 30, después de definir como “ignominioso” el relato que hace la prensa y los partidos “españoles, pero también alguno de Cataluña” acerca del tema Puigdemont, la señora Gómez se descuelga con la primera perla: “Ciutadans, que es un partido fundado básicamente para ir en contra de los derechos nacionales de Cataluña…”.

Ajá. Ya ha dejado esta periodista bien clara su postura. Ciutadans no es partido político al uso. Según ella, fue fundado para ir en contra de los derechos nacionales de Cataluña (a saber cuáles son) y por tanto para ir en contra de los derechos nacionales de los catalanes… Ya tenemos al villano del relato.

Y continúa: “Jamás hubiera imaginado, en mi vida, que aquello que había visto en los libros, en las películas y en el cine, de la represión nazi, de la represión franquista, de cómo se juzgaba, se condenaba y hasta se asesinaba a la gente, que yo estaría a punto de ver cosas iguales y que la izquierda estaría pasiva contemplándolo, eso es lo que más me entristece por decir una palabra resumen.”

Ajá. En Cataluña estamos a punto de ver la misma situación que en la dictadura franquista y que en la Alemania nazi. Ya tenemos el clima de terror en el que se ubica el relato.

Y sigue: “en cuanto a Ciudadanos, es verdad que hay un millón de personas que viven en Cataluña, que votan a Ciudadanos y que querrían otra Cataluña, pero claro, es que Cataluña tiene mil años y este millón de personas puede que haga, pues no sé, siete años que viven aquí y tienen derecho a votar, evidentemente, son ciudadanos de Cataluña… La mayoría, al menos, ha venido de fuera, o si no, si no son de fuera, yo no digo que no sean catalanes… y quizás me he expresado mal, son catalanes y tienen los mismos derechos que yo, porque si viven y trabajan en Cataluña, como dijo el viejo presidente, y yo añadiría y la quieren un poco, pero vaya, dejémoslo estar, si viven y trabajan en Cataluña son catalanes, pero eso, son ciudadanos de Cataluña y tienen derecho a votar, pero claro un millón de personas que no respetan ni el himno de Cataluña, como comprenderás yo, muy catalanes, no sé cómo decírtelo, dejémoslo en ciudadanos en Cataluña.”

Y frente al reproche de otro contertulio, se reafirma: “yo creo que lo he dicho bien. Pero eso yo ya lo he dicho (que son iguales que tú y que yo), exactamente con los mismos derechos, pero eso no quiere decir, eh, vamos, cambiemos, dejemos a Cataluña, ¿no? Y vamos a otro país, no sé, no podemos poner a España porque no tiene himno no tiene letra su himno, pero pongamos otro, un ciudadano mejicano que vive en los Estados Unidos y no siente con aquella pasión que sienten la mayoría de norteamericanos su himno y lo cantan y estas cosas, pues hay muchos ciudadanos de América que tienen muchos derechos, quizás no serían los mejicanos el mejor ejemplo pero vaya, de llegados de todo el mundo que se sienten norteamericanos  y otros que no, que simplemente viven allí, yo solamente he querido decir eso.”

Disculpen lo farragoso de la lectura, pero he intentado que la transcripción sea literal de la conversación, para que no se pueda decir que no es lo que dijo exactamente. ¿Y qué dice? bueno, pues que la mayoría de votantes de Cs vinieron en tromba hace siete años y que, son catalanes y tienen los mismos derechos que ella (menos mal) pero que vienen a ser como mejicanos en EEUU. Lo mismito.

Y una vez más, cuando le cuestiona otro contertulio sus afirmaciones, vuelve a mantenerse en el discurso: “yo no sé si son todos de fuera, pobre de mí, yo no conozco al millón, yo sólo digo que el millón de votantes… no, no, no, yo respeto a todo el mundo y tengo muchos amigos de Ciutadans… quieren otra Cataluña, pero Cataluña ya existe eh, Cataluña es milenaria, Cataluña lleva trescientos años reivindicando unos derechos, y yo estoy de acuerdo en que la historia se escribe cada día, y si vosotros algún día ganáis, pues Cataluña seguirá siendo una autonomía más, una región más, pues es la democracia, yo sólo pido eso, democracia, que de momento como los que aún sentimos alguna cosa cuando escuchamos ‘Els Segadors’ somos mayoría, que podamos reivindicar sin ir a prisión nuestros derechos. Me parece que es bien lógico lo que digo.”

E insiste tras más reproches: “probablemente, probablemente, si soy la única que opina que hay un millón de ciudadanos de Cataluña que son exactamente igual de catalanes que yo, yo creo que me he expresado correctamente, ahora no se si… quizás no se me ha entendido o quizás no lo he hecho bien. Yo digo que hay un millón de ciudadanos en Cataluña que votan Ciudadanos que, eh, no tienen el aprecio por la historia de reivindicaciones de la voluntad de ser de los catalanes desde hace tantos años, ehhh de los otros dos millones de catalanes.”

“Mira, y por poner un ejemplo y ahora interpelo directamente al Alejandro (contertulio). Ahora imagínate Alejandro que los ciudadanos de Cataluña que votan Ciudadanos llega un momento son mayoría. Ahora han tenido mayoría de votos y que tienen mayoría de escaños también. Y con su derecho, democrático, proponen eehhhh… dejar de ser una autonomía y formar parte de España sin ser autonomía, una región. ¿Porqué no podrían?” – No lo permite el Estatuto, (ni la Constitución le responden) – “pero ellos, ellos, ahora imagínate que tenéis la mayoría parlamentaria y creéis que es un gasto, de hecho se lo he oído decir a mucha gente de Ciudadanos en muchas ocasiones que esto de los gastos de los Consells Comarcals, de la Generalitat, todo eso no es más que un gasto inútil que valdría más dedicarlo a las escuelas y que por tanto, que todas estas instituciones desaparezcan, nos quedemos con la Subdelegación del Gobierno y las Diputaciones y directamente en España y nos ahorramos un montón de dinero”.

“Y su opción es mayoritaria. Y vosotros esto lo queréis llevar a la práctica, vosotros eh, la gente de Ciudadanos y, eh, las minorías en ese momento porque partimos de la base que los partidos nacionalistas son minoría, os llevan a todos a prisión, os persiguen como si fueseis criminales… ¿no serían, eh, unos presos políticos, no serían unas decisiones políticas equivocadas? Pues es lo que está pasando, ¿no? ¿Por qué no? ¿Qué diferencia hay entre el símil que he puesto?”

Le responde (Alejandro) que no se pueden hacer actos de gobierno fuera del Estatuto y de la Constitución. “¿Cómo dices eso, que actos se han hecho? ¿El referéndum, desde hace dos o tres años, no sé exactamente el año? No son ilegales. Dime una.” (acción ilegal) (Alejandro: Hay sentencias del TC) “¿Por ejemplo? No sé, ahora no me vienen a la mente. El 6 y 7 de septiembre el Constitucional dijo que el Parlament era adecuado a ley ¿qué más? No se pusieron en marcha (las leyes) fue una cosa simbólica. No, no, otro gallo nos cantaría si fuésemos independientes, no, no, es evidente que no se ha hecho la independencia y si fue simbólica ¿por qué están en prisión? hombre, el presidente de la Generalitat, el 130 presidente de la Generalitat firmó un papel… oh, porque la mayoría democrática de este Parlament quiere una república y quiere alguien, un interlocutor con el que sentar las bases de una negociación. Que más.”

Les recomiendo vivamente que escuchen toda la tertulia y al resto de participantes. Háganlo y juzguen ustedes si esta periodista habla con ignorancia o malicia. Pero si quiero aprovechar esta tribuna para decirle algo a la señora Anna Gómez.

Mire, sí: los de Ciutadans queremos cambiar Cataluña. Si quiere saber cómo, no hace falta más que se lea nuestros programas y escuchar nuestras propuestas. Yo no conozco personalmente al millón cien mil largo de votantes nuestros en las últimas elecciones, pero si se molesta en mirar los datos de población del Idescat verá que su afirmación de que son llegados apenas hace siete años es falsa. Del resto de su argumentación sólo le diré que para lo que se fundó Ciutadans es para defender la convivencia, la democracia, las reglas del juego democráticas y el respeto a las leyes y a las sentencias de los tribunales. Para defender los derechos vulnerados de los ciudadanos catalanes.

Y para rebatir estos discursos supremacistas y cargados de referencias banalizantes del franquismo y el nazismo. Para luchar frente a este relato en el que se cosifica y se le niega la condición de igual a aquel que no es nacionalista. Y todo eso, desde la condición de cargos públicos votados por buena parte de la sociedad catalana, la que hizo que Ciutadans fuera el partido con más votos y con más escaños en Parlament de Cataluña. Esta Cataluña que es de todos, independientemente de su ideología, de su lengua, de si les gusta el all i oli o de la música que escuchen. Una Cataluña no excluyente y respetuosa con todos.

Esa es la Cataluña que quiere y defiende Ciutadans. Y para eso fue fundado.

Ángeles Ribes

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo