Hispanofobia en Andorra. Turistas catalanohablantes dejan una iglesia porque la guía daba la visita en castellano

Iglesia de Sant Joan de Caselles

Un grupo de turistas catalanohablantes ha enviado una carta al diario Nació Digital (en este enlace pueden leerla entera) en la que aseguran que se levantaron y salieron de una iglesia en Andorra porque la guía daba las explicaciones en castellano.

Según estos turistas, que visitaban la iglesia románica de Sant Joan de Caselles, en la parroquia andorrana de Canillo, la guía les informó que la explicación de la visita la haría en castellano porque estaba “pensada para los turistas”.

El grupo que estaba en la iglesia, según dicha carta, eran once personas, nueve catalanohablantes y dos que, según la misiva, “entendían el catalán perfectamente” por lo que pidieron a la guía que diera la vista en catalán.

La guía contestó en catalán asegurando que si se daba el caso que mientras estaba haciendo la exposición en catalán “entraba un turista español no lo podría entender”, explicación que les pareció inadmisible, a pesar de estar en un país extranjero.

Hay que recordar que el único idioma oficial de Andorra es el catalán y que esté idioma está protegido en este país de manera absoluta y hacen bandera de ello, siendo los jefes de gobierno andorrano los únicos que lo usan en las asambleas generales de la ONU.

Este grupo de turistas en vez de aceptar que si la guía de una instalación cultural en un país extranjero -Andorra- daba esa explicación en castellano sería por alguna razón que no implicaría el querer marginar la lengua oficial del país -Andorra-, porque seguramente habría otros grupos de visita en catalán, decidió levantarse e irse de la iglesia para no tener que escuchar la explicación en lengua española.

En la misiva argumentan que “por el efecto de la frustración y de una forma espontánea nos levantamos y dejamos la iglesia”. Prefirieron no visitar la iglesia antes que no recibir las explicaciones en catalán.

Dichos turistas mostraron su queja al gobierno andorrano por esta situación y aseguraron que “animamos también a los y las turistas catalanes que visiten Andorra y esta iglesia románica a exigir ser atendidos en catalán igual que se atiende en otros idiomas y apoderarse ante situaciones injustas”.

Y piden poco menos que el despido de la guía dado que dichos turistas aseguran que en la oficina de turismo de Canillo les dijeron que era la “segunda queja” (cifra que indica un aluvión de quejas) por el “uso de la lengua en San Joan de Caselles”, los que le llevó a preguntarse que “la persona que ofrece las visitas a la iglesia de Sant Joan de Caselles -que quede claro a quién buscan que la echen- a Canillo considera el catalán como un idioma no apto para uso turístico”.

Y exigen: “Todo y lo que puede pensar, puede discriminar la lengua oficial de Andorra una trabajadora que está directamente contratada por el Gobierno de Andorra sin que pase nada?”.

Y para remachar y pedir al gobierno andorrano que señale a la guía, concluyen con la siguiente pregunta, a continuación: “¿O es una política global del Gobierno hacia el turismo?”.

Conclusión: una guía da explicaciones turísticas en castellano, un grupo de turistas le piden que cambie de idioma, no lo hace y le ha “de pasar algo”.

El diario Ara asegura, citando fuentes del gobierno andorrano, que comprobará el uso del catalán en este equipamiento, aunque  es un “caso aislado” y que normalmente se usa el idioma oficial del Principado en este equipamiento.


Puede comprar el último libro de Sergio Fidalgo ‘Usted puede salvar España’ en este enlace de Amazon. ‘El hijo de la africana’ de Pau Guix en este enlace de Amazon.

 

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo