Entrevista a Francisco Rivera Ordóñez: “Está mal visto considerarse español, pueden tildarte de facha. Y es lógico amar a tu tierra”

Francisco Rivera Ordóñez es hijo de torero (el malogrado “Paquirri”), nieto de Antonio Ordóñez y sobrino de Luis Miguel Dominguín, entre otros vínculos de su estirpe. Siempre ha mantenido la dignidad, dentro y fuera del ruedo, hasta que el pasado mes de septiembre, quiso cortarse la coleta para siempre en “su plaza” de Ronda. Personaje mediático que no deja indiferente, pues se expresa en las redes sociales con valentía, granjeándose simpatías y antipatías. Desde hace una temporada y media participa como tertuliano en “Espejo Público” que dirige Susanna Griso en Antena-3. Y la solvencia y preparación a la hora de emitir opiniones, queda reflejada en esta entrevista que versa fundamentalmente sobre Cataluña…

¿Qué le pareció lo ocurrido el 1 de Octubre?

Un atentado contra la democracia en toda regla, perpetrando unas elecciones ilegales, sin ningún reconocimiento y rozando el ridículo. Además provocaron violencia, pese a escudarse en excusas de la correcta actuación de la Policía y Guardia Civil. Me imagino que los que son realmente independentistas se habrán sentido frustrados y engañados…

¿Fue un acierto la reacción de Rajoy, aplicando el artículo 155?

Vamos a hablar claro: el Estado de Derecho necesita unas leyes con garantía de cumplimiento, y para eso están los jueces, la policía… Tenemos que ser todos ciudadanos iguales. Algunos políticos creen tener patente de corso para saltarse esas leyes cuando no les convienen. Los políticos separatistas han provocado violencia y creo que el Gobierno de Rajoy ha actuado bien (no sé si era necesario el 155 o el 166), pero había que terminar con este descalabro. Lo más prioritario son inhabilitaciones y sanciones económicas. Esto -sonríe- lo prefiero especialmente, porque estos “paladines de las libertades” cuando les tocan el bolsillo, ya se echan para atrás.

Y ya de lleno en el plano judicial, la decisión de la jueza de encarcelar a nueve ex consellers, ¿cómo la valora?

Una jueza en este caso, puede estar acertada o no en una decisión, pero siempre bajo la premisa del cumplimiento de la ley (o lo contrario). Me sorprende que algunos se lleven las manos a la cabeza de que se juzgue a los Pujol, por tener cuentas en el extranjero, (Suiza o Andorra), y nadie se escandalice. Son políticos que se han agarrado a un clavo ardiendo, Unos quieren “su independencia” y otros, como yo, la libertad.

No sé si preguntarle por la huida de Puigdemont al extranjero…

Un espectáculo grotesco, todavía no entiendo que se le haya dejado escapar, y encima ir “de exiliado”. Si eres político tienes, más que nadie, que responder de tus actos. Pero esta clase de políticos creen que pueden hacer lo que les de la gana, evadir impuestos, incumplir las leyes. Hay radicales de izquierdas, y también de derechas. Yo creo que solo hay que ser radical… para comer jamón de bellota. Hay que ir directamente hacia los culpables: los que han mentido, los que han creado inquietud social…

Financiación. ¿Se le ocurre alguna solución?

Creo que habría que investigar sin falta de dónde proceden los fondos para comprar esas urnas en su día, y los abogados de minuta altísima, así como chóferes, desplazamientos, hoteles y demás, de esta gentuza…

¿Considera que gran parte de la población española sabe discernir la diferencia entre los que están haciendo estos políticos irresponsables, y las personas que abogan por el Constitucionalismo?

Hay una gran mayoría constitucional, sin duda, lo que ocurre aquí es absurdo: está mal visto ser o considerarse español, entonces pueden tildarte de facha. Uno ha nacido dónde ha nacido, y es lógico que ames a tu tierra y hasta sientas un cierto orgullo de pertenecer a esa comunidad.

Cuando toreó su hermano Cayetano en Bilbao, en la pasada Feria de Agosto, ordenó a los subalternos sustituir las banderillas ya preparadas por unas con el dibujo de la bandera de España. Y parte del público se lo recriminó. A usted le sucedió algo parecido…

Todo lo que dice es cierto José, pero lo triste es que tengamos que hablar es de estas cosas. Yo en aquel momento no banderilleaba, pero de alguna forma me manifesté, y no he vuelto a torear en Bilbao…

Ahora parece, hasta normal, ver banderas españoles en los balcones, incluso en Barcelona.

¡Nunca había visto -y yo viajo mucho- tantas banderas españolas en todas las ciudades! Y eso me alegra. Por eso, hay una dicotomía entre los políticos y los ciudadanos: cada día creo menos en los políticos, y más en la pura gestión.

Volviendo a Barcelona, ha sido una de sus plazas “talismán”: allí en ese ruedo tomó su padre (q.e.p.d.) su alternativa. ¿Qué siente cuando viene a esta ciudad?

Solo tengo palabras de admiración: es una ciudad que me encanta, por las tardes de triunfo en la Monumental, que espero algún día se abra, el recuerdo de mis viajes para saludar a muchos amigos que tengo allí… Lo que más me duele de todo esto es la gran fractura social que se ha abierto en familias, en grupos de amigos, en la propia calle, por culpa de un sector radical que ha querido imponer unas ideas y no respeta las del resto de la población.

No es mal diagnóstico.

 

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo