En el núcleo duro

En Cataluña tenemos un paro superior al 15%, lo que significa estar por detrás de otras ocho comunidades autónomas en cuanto a indicadores de desempleo. Estamos aproximadamente en la media española, que a nivel europeo está en un ránking vergonzoso: el nuestro es el segundo país con más paro de toda la Unión, por delante de Grecia, que sufre un desempleo de más del 23% y por detrás de Malta, que tiene un 13%. La media europea se sitúa alrededor del 9%, por lo que Cataluña es una de esas regiones en las que los indicadores de desempleo prácticamente duplican la media.

La falta de empleo y la precarización de las condiciones laborales y salariales es la principal preocupación de los catalanes según el CIS, algo perfectamente fundado si se tienen en cuenta indicadores como los señalados anteriormente. Unas condiciones que se suman a los recortes presupuestarios en educación, sanidad y vivienda practicados por los gobiernos de Convergencia, y que junto con otros factores hacen que también estemos a la cola de Europa en igualdad.

Si en Cataluña tuviésemos un gobierno responsable, su prioridad sería poner fin a esa situación. Un gobierno de la Generalitat responsable centraría su acción institucional y los presupuestos a políticas públicas que permitan mejorar esos indicadores y, por tanto, el bienestar de la ciudadanía. Sin embargo, los hechos y las declaraciones demuestran que en la Generalitat están por otras cosas. Lo acabamos de ver con el caso del exconsejero Jordi Baiget, a raíz de sus declaraciones en el El Punt-Avui, que le han costado el cargo al tiempo que han sido reveladoras: al expresar que no formaba parte “del núcleo duro” del Gobierno de la Generalidad, ha quedado claro que las políticas relacionadas con la Empresa y el Conocimiento no son fundamentales para el ejecutivo autonómico.

Esa es la realidad que se vive en Cataluña: el Gobierno autonómico desatiende las políticas que pueden contribuir a resolver los problemas reales de los ciudadanos. Existe una realidad política y económica que puede medirse con datos, con indicadores económicos y sociales, y que está desatendida sistemáticamente. Los políticos nacionalistas dedican todo su esfuerzo y enormes cantidades de dinero público a la propaganda y a crear un estado de opinión partidario de levantar una frontera con el resto de españoles. Un objetivo que fractura a la sociedad catalana, y que, de consumarse, la dejaría fuera de la Unión Europea.

Es necesario que en el “núcleo duro” del Gobierno de la Generalitat estén aquellas políticas que pueden contribuir a crear empleo de calidad, mejor remunerado y con mejores condiciones laborales. Algo que mientras gobiernen los restos de Convergencia y ERC no sucederá, porque en su proyecto político no está dar solución a las necesidades económicas y sociales, sino alimentar el mito identitario, la épica de las cumbres y los días históricos.

Así que para mejorar la calidad de vida de los catalanes, el primer objetivo debe ser derrotar política y culturalmente al nacionalismo.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo