El sermón dominical. Los catalanes constitucionalistas no queremos ser moneda de cambio

Viendo que los síntomas de distensión son evidentes, y que Esquerra Republicana ha decidido alejarse del nacional-waterloonismo de Carles Puigdemont y Quim Torra para abrazar el pragmatismo que la convierta en la nueva Convergencia post-pujolista, en el nuevo ‘pal de paller’ de la política catalana, unos cuantos millones de catalanes vamos a tener que gritar una consigna para evitar que pase lo que nos han hecho durante cuarenta años.

El grito es “los catalanes que nos sentimos españoles no queremos ser moneda de cambio”. Y esto se lo decimos no solo a Pedro Sánchez y a Meritxell Batet. Recordemos el buen rollito que se intentó crear entre la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría y Oriol Junqueras, al que durante un tiempo nos vendieron como “sensato”. Un “sensato” que nos montó un golpe de Estado.

Y no olvidemos lo que le hicieron a Alejo Vidal-Quadras tras el pacto del Majestic, las pocas ganas de Felipe González de llevar lo de Banca Catalana hasta el final, los acuerdos presupuestarios en el Parlament entre Alicia Sánchez Camacho y Artur Mas, o tantos casos como gobiernos ha habido en los últimos 40 años. Tampoco olvidemos que a Inés Arrimadas hace poco más de un año le dio por buscar votos entre el “catalanismo moderado”, cuando si Ciudadanos nació para algo fue precisamente para no ser “catalanista”. Esta carpeta “catalanista” parece bien cerrada, y bien que hace la formación naranja.

No vean en este escrito ningún apoyo a las tesis de Vox. No creo que muchos de sus postulados sean los más adecuados para conseguir la unidad del constitucionalismo en Cataluña. Sin la izquierda no ganaremos la batalla de las ideas al secesionismo, y si el PP o Cs ya producen alergia entre muchos de los votantes izquierdistas, lo que sienten acerca de Abascal y sus partidarios es fácilmente imaginable.

Pero a Vox siempre habrá que agradecerle que hayan sido ellos los que hayan iniciado muchos procesos judiciales que han resultado decisivos para parar el golpe de Estado secesionista. De esa sabia decisión proviene buena parte de sus actuales expectativas electorales.

De algunos políticos nos podemos fiar mucho, por su trayectoria y coherencia. Yo nunca dudaré que Jordi Cañas plantará cara al secesionismo, esté en el Parlament, en el Congreso, en el Europarlamento o en el Ayuntamiento de Barcelona (por cierto, ¿la actual cúpula de Ciudadanos le va a dar destino a Cañas? Bien está que defienda el constitucionalismo en TV3 y otros medios separatistas, pero es un talento desaprovechado).

Tampoco dudaré que Joan Ferran plantará cara a los abusos nacionalistas, como lo hizo siempre en su etapa en activo, aunque ahora esté retirado de la política activa. Ni que David Pérez defenderá a los catalanes leales con la Constitución. O que Alejandro Fernández dará siempre la cara por nosotros con efectividad. O que Alberto Fernández Díaz no se arrugará. O que Albert Rivera, aunque solo sea por lo que les han hecho a sus padres, les plantará cara. O que Ángeles Ribes les dirá a la cara lo que piensa. O que Juan Carlos Girauta tendrá el discurso más efectivo para plantar cara al nacionalismo, y que lo defenderá con coherencia. Y otros muchos nombres que no citaré aquí, para evitarles problemas.

Está claro que en una situación excepcional como la que vivimos en Cataluña no nos podemos dedicar al ajuste de cuentas con aquellos que en los últimos 40 años han demostrado muy poca eficacia a la hora de defender el constitucionalismo en Cataluña. Si lo español está en Cataluña prácticamente ausente del espacio público y de todo lo relacionado con la administración pública, es debido a que muchos se han equivocado o no han cumplido con su deber.

Ante lo que tenemos enfrente, que es un presidente de la Generalitat supremacista, unas hordas de radicales queriendo golpearnos y quitarnos nuestros derechos civiles, y unos partidos secesionistas que desprecian a la más de media Cataluña que no les vota, tenemos que unir fuerzas. Hemos de olvidar las miserias pasadas para centrarnos en conseguir una mayoría que consiga que Cataluña vuelva a ser una tierra en la que la democracia sea real, y no lo que tenemos ahora, una comunidad autónoma con una televisión y radio pública (TV3 y Catalunya Ràdio) que incitan al odio, un sistema educativo basado en el adoctrinamiento escolar y una administración pública, la Generalitat, al servicio de destruir la Constitución que la ampara.

Pero eso no significa que vayamos a aceptar que ningún partido de ámbito nacional nos vuelva a vender. Ahora mismo hemos de plantar cara al secesionismo, y es lo más urgente. Pero los constitucionalistas catalanes hemos despertado para quedarnos, y si los partidos a los que votamos no nos representan y ponen por encima sus intereses a los de sus electores, crearemos otros. O apoyaremos de manera circunstancial otras siglas para darles una lección. Se acabaron las cartas blancas y la confianza sin límites. Si nos respetan, les respetaremos. Si no, buscaremos alternativas.

Por Sergio Fidalgo. Director de elCatalán.es


Puede comprar el último libro de Sergio Fidalgo ‘Usted puede salvar España’, un ensayo con consejos para que cualquier ciudadano contribuya al combate democrático contra el nacionalismo catalán en este enlace de Amazon. ‘El hijo de la africana’, una recopilación de artículos de Pau Guix críticos con el nacionalismo catalán en este enlace de Amazon.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre Protección de Datos

  • Responsable: SERGIO FIDALGO.
  • Fin del tratamiento: Mantener una relación comercial y el envío de comunicaciones sobre nuestros productos y servicios.
  • Legitimación: El consentimiento del usuario.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Contacto: elcatalandigital.es@gmail.com.
  • Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en Política de Privacidad.