Dejen a los niños y a la cabalgata en paz y se meten el lazo amarillo dónde les quepa

El secesionismo tiene la piel muy fina. Tanto, que a pesar de llenar las escuelas de ‘esteladas’, meter dicha banderita en representaciones infantiles, ponerla en parques infantiles, llenar los muros de los institutos de pintadas pro-República y sus tablones de anuncios de propaganda separatista y ofrecer ‘libros docentes’ llenos de manipulaciones, cuando les hablas que “adoctrinan” a los niños saltan como panteras y lo mínimo que te llamarán será su trilogía mágica: “facha”, “franquista” o “ultra”.

Pero cuando meten su zarpa manipuladora hasta en las cabalgatas de Reyes ya no cabe ningún tipo de discusión. Los que promueven este tipo de acciones son unos impresentables que no dudan en destrozar lo que debería ser un acto para disfrute de los niños. Pero como hablamos de gente que ya les da todo igual, y que están dispuestos a hacer cualquier cosa para expandir su “causa”, lo que les digamos les entrará por un oído y les saldrá por el otro.

A fin de cuentas, para estos independentistas somos una mezcla entre no-catalanes, infrahombres y fascistas. Así que les importa un comino los que sintamos o pensemos los que no comulgamos con la fe secesionista.

Por eso se dedican a politizar la cabalgata de Reyes que retransmite cada año TV3. El año pasado la ANC y Òmnium montaron el numerito en la de Vic, con unos farolillos con la estelada, y este año han hecho un llamamiento para que en la de este año, que toca en Manresa, la gente vaya con ropa amarilla para convertir un acto de disfrute infantil en una performance política. De hecho no sería extraño ver a pajes con el lazo amarillo y pancartas con el “Libertad presos políticos” durante el recorrido de las carrozas. O en las mismas carrozas.

He leído en e-notícies que uno de los dirigentes de la ANC invita a “todos los pueblos de Catalunya para que la gente acuda con símbolos de color amarillo”. Este genio, llamado Josep Emili Puig, argumenta que “con esta acción se quiere reclamar a los Reyes Magos que nos traigan una democracia más auténtica, la libertad de los presos políticos y el retorno de los políticos que están en el exilio”.

Querido Josep Emili, igual te rompo el corazón, pero los Reyes Magos no existen. Y si deseas que tus peticiones se cumplen solo has de convencer a tus queridos amigos de la ANC, Òmnium, ERC, PDeCAT y la CUP que no se salten las leyes, que no conviertan las instituciones y el Parlament en su cortijo y que respeten los derechos políticos de todos los catalanes y de los diputados de la oposición que, aunque no os guste, también son “pueblo catalán”.

Verás entonces como el mundo mejora y la gente no va a la cárcel. Porque en España, país en el que vives aunque no lo sientas como tuyo, nadie va a prisión por sus ideas, sino por cometer delitos.

Dicho eso, dejad a los niños en paz. Y los que vayan a las cabalgatas a hacer propaganda secesionista merecen vivir un 2018 de mierda. Así sea.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo