Cuando Jordi Pujol llamaba “ocupantes” a los nacidos en el resto de España

Jordi Pujol, en una conferencia de CDC
Jordi Pujol, en una conferencia de CDC
Jordi Pujol, en una conferencia de CDC / Flickr.

La semana pasada, el presidente del Parlament, Roger Torrent, amonestó a un diputado de Ciudadanos durante el pleno por “insultar” al president Quim Torra. Lo sorprendente es que el parlamentario en cuestión, Nacho Martín Blanco, se había limitado a citar de forma literal algunos de los textos xenófobos de Torra—en concreto, aquellos en los que se refería a los españoles como “expoliadores” y “bestias con forma humana”—. No es extraño, pues, que el aviso de Torrent suscitase quejas de todos los grupos de la oposición.

Lo ocurrido evidencia hasta que punto el nacionalismo se siente incómodo cuando sus adversarios sacan a colación el supremacismo de la que han hecho gala algunos de sus líderes. Por desgracia para los secesionistas, dicho supremacismo no se reduce a una anécdota. Al margen de Torra, el caso paradigmático lo representa el que fue presidente de la Generalitat durante más de tres décadas, Jordi Pujol. En su libro Inmigración. Problema y esperanza de Cataluña (1976), éste afirmó que el hombre andaluz es un ser “destruido” y “falto de mentalidad” que constituye la “muestra de menor valor social y espiritual de España”.

Estos dicterios antiandaluces han sido reproducidos varias veces y se citan con frecuencia. Sin embargo, el expresident también es autor de un texto muy poco conocido pero igualmente xenófobo. Se trata del artículo “El ejercito de ocupación”, que apareció publicado en el volumen Construir Cataluña en 1966 —posteriormente, en la edición de 1979, fue suprimido—.

En aquella pieza, Pujol advertía de una situación que creía preocupante: “Es del todo necesario que 150 o 200.000 hombres que viven en Cataluña sean considerados como lo que son en realidad: como ejército de ocupación. En Cataluña existe un ejército de ocupación. En Cataluña hay ocupantes. Hay miles y miles de hombres que son ocupantes. Los unos lo son por mor de la función que tienen asignada [en referencia a la Guardia Civil]. Otros por mentalidad.”

A continuación, Pujol aseguraba que estos últimos —es decir, los ciudadanos procedentes de otras comunidades que se sentían españoles— representaban para Cataluña un peligro mayor que la propia policía. “Son hombres llegados de fuera con mentalidad de dominadores, hombres para los que Cataluña es un país extraño que es preciso colonizar.” Y remarcaba: “Estos hombres constituyen un verdadero ejército de ocupación.”

El exdirigente conservador criticaba entonces la impunidad con que estos “ocupantes” se desenvolvían en Cataluña: “Se sienten seguros, porque saben que la ley es suya. Pero también por otra cosa. Se sienten seguros, porque hace tantos años que tenemos a esta gente en casa que nos hemos llegado a  habituar a su presencia. Y muchos catalanes no tiene otra reacción frente a ellos que la de los clásicos y resignados ‘qué le vamos a hacer’ o ‘esta gente es así’. Pero no todo es debido al hábito. Está también que no se les ha clasificado con la suficiente claridad y energía”.

Así, según Pujol, estos ciudadanos se podían presentar honorablemente como maestros, médico o funcionarios para ocultar su condición de “ocupantes”. Sin embargo, los catalanes nacidos en Cataluña —a los que se refería simplemente como catalanes — no debían dejarse engañar:

“Nosotros tenemos que meternos entre ceja y ceja que además de todo esto, son ocupantes, son coloniales. Y no debemos ser tres o cuatro los que lo veamos: se ha de acuñar y hacer llegar a mucha gente la nueva expresión, la de ejército de ocupación. Se ha de crear un nuevo tipo, el del ocupante. Ha de llegar un momento en el que cuando un hombre de éstos ponga de manifiesto a través de cualquier detalle insignificante la antipatía profunda y la malevolencia que siente hacia nosotros, los catalanes hemos de pensar maquinalmente: ‘Es un ocupante’. Tiene que llegar también el momento en el que estos hombres han de saber que Cataluña los tiene por lo que son”.

Para concluir, Pujol recomendaba no abandonar nunca la terminología militar. “Es importante porque un ocupante nunca es un hombre honorable. El término ‘ocupante’ siempre es despreciativo”. De esta forma, aseguraba, “el ejercito de ocupación habrá perdido la mitad de su peligrosidad”.

A juicio de Antonio Robles, portavoz de Centro Izquierda de España (dCIDE) y autor de Historia de la resistencia al nacionalismo en Cataluña, el artículo de Pujol reviste una enorme gravedad. “Sus consejos responden a un patrón que recuerdan poderosamente al empleado por los peores totalitarismos. Se trata de deshumanizar al discrepante, provocar su aislamiento y, finalmente, expulsarlo de la comunidad”. En este aspecto, opina que el relato pujolista no difiere, por ejemplo, del de Franco: “Ambos quisieron imponer a todos su lengua e ideología. El que no se sometía a su imperio, no tenía cabida”.

Por otra parte, Robles considera que en este pieza de juventud ya se encuentra condensado todo el proyecto secesionista. “Su discurso, que no es otra cosa que racismo cultural en estado puro”, asevera, “ es el detritus ideológico del que se ha alimentado el nacionalismo todos estos años. Jordi Pujol diseñó un entramado que ha acabado explotando en el presente”.

Por Óscar Benítez


Puede comprar el último libro de Sergio Fidalgo ‘Usted puede salvar España’ en este enlace de Amazon, en la web de El Corte Inglés y en la tienda on line de La Casa del Libro. Y ‘El hijo de la africana’, de Pau Guix, en este enlace de la tienda de El Corte Inglés.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre Protección de Datos

  • Responsable: SERGIO FIDALGO.
  • Fin del tratamiento: Mantener una relación comercial y el envío de comunicaciones sobre nuestros productos y servicios.
  • Legitimación: El consentimiento del usuario.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Contacto: elcatalandigital.es@gmail.com.
  • Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en Política de Privacidad.