Cataluña necesita un Decreto de Nueva Planta 2.0 y la derogación definitiva de la Generalidad

Los años van pasando y la institución de la Generalidad vuelve a sus vicios históricos. Sublevarse es una de las consignas preferidas de la institución que dice representar a los catalanes, pero solo se representa a si misma.

La Generalidad siempre ha buscado ser una República oligárquica, en la que mandarán señores feudales. Lo era la antigua Diputación del General, lo es ahora con la Generalidad separatista.

Cuando en 1359 se fundó la Diputación del General, los preminentes diputados eclesiásticos, que no presidentes, ya lo tenían: claro utilizarían su oficina recaudatoria para sublevarse contra el Rey en cuánto se diera la ocasión. Eso pasó en 1460 y con las capitulaciones de Pedralbes de 1472. La Diputación del General quedó intervenida por el Rey Juan II de Aragón.

En 1640 Pau Clarís, el diputado eclesiástico que dirigía la Generalidad se sublevó contra la Monarquía Hispánica. Entregó Cataluña a Francia y nombró a Luis XIII de Francia Conde de Barcelona. El Rey Borbón intervino la Generalidad e incluso metió a la cárcel a su diputado eclesiástico, Gisper d’Amat i Desboc de Sant Vicenç. Cataluña volvería a España tras la entrada triunfal del hijo bastardo del Rey, Don Juan José de Austria en Barcelona en 1652. Pero dicha sublevación le costaría a Cataluña la pérdida de los Condados del Rosellón, la Cerdaña, el Conflent y el Vallespir. El 20% del territorio.

En 1705, durante la Guerra de Sucesión Española, la Generalidad se mantuvo fiel a Felipe V, pero fueron los ‘Vigatans’, los que traicionaron ha dicha institución con el Pacto de Génova. Las tropas austracistas mataron en un bombardeo al máximo diputado eclesiástico, Francesc de Valls i Freixa y mantuvieron la Generalidad suspendida un año.

Hasta que el archiduque Carlos encontró a un hombre de su confianza, Josep Grau, en 1706. Conforme avanzó la guerra los diputados de la Generalidad se fueron pasando al bando borbónico, nadie quería dirigir una institución sin poder. En 1713, el último diputado eclesiástico elegido fue un canónigo de Bañolas, Josep de Vilamana, elegido en quinta ronda por insaculación. El 16 de enero de 1716, fue la entrada en vigor del decreto de Nueva Planta y derogación de la Generalidad.

Durante la Segunda República, en 1931, la autonomía catalana que se constituyó con ERC (Esquerra Republicana de Cataluña) decidió llamar a la institución Generalidad de Cataluña. Nombre propuesto por el ministro español, Fernando de Los Ríos. En recuerdo de la suprimida, Diputación del General.

Esta nueva institución no tardó en rememorar viejos tiempos y el 6 de octubre de 1934 Lluis Companys proclamó el Estado Catalán dentro de la ‘República Federal Española’. En la fracasada rebelión murieron 46 personas, 38 civiles y 8 militares. Lluís Companys fue detenido y otras 3.000 personas fueron apresadas en el buque-prisión Uruguay. La Generalidad no sería restablecida hasta el 1936. En 1939 tras ganar la Guerra Civil el bando sublevado la Generalidad quedaría de nuevo suprimida.

El 6 y el 7 de septiembre de 2017 la Generalidad presidida por Carles Puigdemont, violó el ‘Estatut’ y la Constitución española. Convocó un referéndum unilateral e ilegal el 1 de octubre, alentando a la población civil a la desobediencia. El 27 de octubre proclamó la República Catalana 8 segundos y acto seguido la suspendió. El 28 de octubre se puso en marcha el artículo 155 que suspendía la autonomía de Cataluña, un artículo que se suspendería tras crearse un gobierno autonómico catalán, presidido por Quim Torra i Pla y que en la actualidad sigue desafiando al Estado Español.

Es por eso que urge suspender definitivamente una institución con un ADN que tiende a la sublevación y que solo busca el poder oligárquico, sin interés alguno para el pueblo de Cataluña. Cataluña necesita un Decreto de Nueva Planta 2.0 y la derogación definitiva de la Generalidad.

Por Miguel Martínez


Puede comprar el último libro de Sergio Fidalgo ‘Usted puede salvar España’ en este enlace de Amazon. ‘El hijo de la africana’ de Pau Guix en este enlace de Amazon

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre Protección de Datos

  • Responsable: SERGIO FIDALGO.
  • Fin del tratamiento: Mantener una relación comercial y el envío de comunicaciones sobre nuestros productos y servicios.
  • Legitimación: El consentimiento del usuario.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Contacto: elcatalandigital.es@gmail.com.
  • Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en Política de Privacidad.