A propósito de Open Arms y la información manipulada

Hace pocos días un equipo de TVE a bordo de un viejo remolcador del Open Arms documentó el encuentro con un barco de madera con más de un centenar de personas a bordo. Las imágenes, se pueden recuperar en los repositorios de video, muestran cómo estaban ordenadamente colocados, el mar estaba calmo y el transbordo se hacía con mucho orden, con tranquilidad incluso, dotándose antes de los salvavidas que minimizaban el riesgo, para instalarse en la embarcación que decían los rescataba.

Cualquiera que haya salido a mar, no en un crucero de esos hoteles flotantes de 8 pisos y 150 metros de eslora, sino en un barco pequeño a navegar, a vela o motor por el Mediterráneo, sabe que es un mar duro, contra todo lo que piensen los neófitos de la navegación. Digo esto porque viendo el casco de madera y la cantidad de personas a bordo, no eran difícil de pensar la suerte que correrían en caso de la mínima marejada con olas de un metro. Morirían todos sin remisión. Estaban vivos porque casi seguro hacia poco que habían embarcado, posiblemente transportados por un barco de mayor porte, como se vio en una filmación de junio hecha por Frontex.

En un barco de madera como el que se nos mostró es imposible viaje tanta gente, excepto que todos estén dispuestos a un suicidio seguro. Es duro, pero es así. Un factor que se olvida es que ante la más mínima desestabilización producida por el oleaje la reacción de pavor está asegurada y ayuda, por incontrolable, a perder las vidas. Este miedo es lo normal en quien no ha navegado y como se ve por los que están ahora mismo en el barco de Open Arms, es seguramente el caso de todos, hombres, mujeres y niños, provenientes de países del interior de África.

Toda esta prolija entrada no es gratuita, es una somera explicación de los peligros que estas situaciones tienen para la supervivencia de los implicados y cómo las informaciones que nos llegan, cargadas de ternurismos, están creando un gran mentira, al menos es lo que me parece y por lo que leo, no soy el único que así piensa.

No voy a extenderme sobre lo que pienso sobre Open Arms, nada positivo realmente. Otras personas estos días están opinando con mayor conocimiento y facilitando datos y detalles ciertamente descorazonadores. En medios y en las redes.

La solidaridad estructurada que lleva más de 40 años creciendo deja tras de si un pobre balance. Las ONG acaban siendo, demasiadas veces, grupos que han generado autotrabajo para quienes crean la iniciativa. Otras veces los recursos a los que acceden se dedican mayoritariamente a la estructura y solo una pequeña parte se usa para el fin que proclaman. A veces no es intencionadamente, pero la solidaridad, en especial la internacional, precisa de muchos recursos y sortear muchos obstáculos y mantener con honorarios decentes a los profesionales que la gestionan. Poco sitio hay para el voluntarismo, cada vez menos. También hay que contemplar salvedades positivas.

¿Y los medios de comunicación a que juegan? Me refiero a los que dedican portadas llamativas, “OA le echa un pulso al gobierno”, “Los sentimientos humanitarios…”, “Somos como Salvini”, etc.

Los medios de comunicación (no todos claro), son responsables de informaciones de carácter propagandístico sobre Open Arms, con TVE, la televisión pública, al frente. Vergüenza. ¿Cuáles son los intereses? Si quieren informar de náufragos, hablen también de Salvamento Marítimo. Si quieren dar datos sobre las vidas salvadas y las perdidas en el Mediterráneo, consulten a Frontex.

Nos hablan de “menas” y pasan de puntillas por la dejación de funciones, actitud escandalosa y delictiva de la Generalitat que todos conocemos y sabemos como, por la mala gestión, son tentados, muchos de ellos, por la delincuencia. Y ahora se rasgan las vestiduras. Cinismo puro y duro. Y tiene Torra y sus consejeros la enorme desfachatez de ofrecer puertos de acogida al barco donde viajan 30 menores. Desvergüenza.

“Refugees welcome”, en ingles of course, repiten desde ámbitos y sensibilidades nacionalistas y populistas. Somos más y mejores que los españoles, los queremos en casa dicen, llegando al absurdo hiriente de manifestarse al grito de “¡Refugiados si, españoles no!” ¿Para qué? Estupidez, actitud de odio siempre.

Tenemos leyes, hay recursos, expertos, y en cambio parece que solo opinan los que luego, desde el sofá, ven lo bien que ha quedado su discurso biempensante pero sin asumir que, en realidad, los mafiosos, los delincuentes que comercian con sus ilusiones y que hacen de su viaje un calvario, luego encuentran cómplices entre nuestros supuestos solidarios. Esos que buscan prioritariamente lucimiento personal y sostenibilidad económica. Esos que los medios militantes nos quieren mostrar como héroes. Propaganda.

La responsabilidad es de nuestros gobernantes, de los de la UE en general. Nuestra disposición es clara, su responsabilidad también. Los emigrantes no deben ser utilizados para la confrontación social pero una mala información, la sensación que se nos miente por intereses de grupos, en especial los nacionalistas y populistas, es peligrosa y puede muy bien servir de munición para crear sentimientos de rechazo generalizados y eso es muy peligroso. Unos gobernantes eficaces, un acuerdo suprapartidista es preciso y urgente, es una necesidad de Estado para influir valientemente en la UE para la implicación eficiente del continente.

Y se debe acabar con la propaganda desde medios oficiales o privados. Y nosotros reclamar información con datos, veraz, contrastada. Y contestar y denunciar la interesada y falseada.

José Luis Vergara, agosto 2019


‘50 hazañas de TV3’ es el último libro de Sergio Fidalgo, en el que ofrece 50 ejemplos que demuestran las malas artes de una televisión pública que se ha convertido en una herramienta de propaganda en manos del secesionismo. Insultos al Rey, faltas de respeto a líderes constitucionalistas, manipulaciones informativas... Se puede comprar en este enlace de Amazon. Si lo quieres dedicado manda un correo a edicioneshildy@gmail.com y pregúntanos como pagar.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre Protección de Datos

  • Responsable: SERGIO FIDALGO.
  • Fin del tratamiento: Mantener una relación comercial y el envío de comunicaciones sobre nuestros productos y servicios.
  • Legitimación: El consentimiento del usuario.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Contacto: elcatalandigital.es@gmail.com.
  • Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en Política de Privacidad.