40 libros para una Barcelona plural. ‘La ciudad que fue. Barcelona, años 70’, de Federico Jiménez Losantos

Federico Jiménez Losantos es uno de los comunicadores más vehementes de la radiodifusión española, y uno de los que genera más adhesiones y rechazos. Aunque ha pasado por un buen número de medios de comunicación la etapa en la que tuvo más popularidad fue como conductor del espacio matinal de la cadena COPE. En aquellos años se convirtió en el ‘jefe de la oposición’ real al gobierno que presidía José Luis Rodríguez Zapatero y la radio de los obispos se convirtió en la auténtica alternativa a la entonces todopoderosa cadena SER.

Aunque muchos tienen una imagen estereotipada de Losantos, el gran público desconoce que vivió en Barcelona durante los últimos años del franquismo y los primeros de la Transición, y que participó en la resistencia contra la Dictadura. De hecho, fue militante de Bandera Roja e incluso dio clases de marxismo a obreros “ya concienciados”, como liberado de esta formación comunista. Durante aquellos años difíciles tuvo contacto con todas las ‘familias’ políticas de la oposición al Régimen y se convirtió en uno de los impulsores de la vida cultural alternativa de la ciudad.

Todas estas vivencias las explica en ‘La ciudad que fue. Barcelona, años 70’, un canto de amor a la urbe en la que se formó como intelectual, y en la que salió en ambulancia. Porque en el libro cuenta todos sus años en la capital catalana, y su relato acaba con el atentado que sufrió por parte de unos terroristas de Terra Lliure, que le pegaron un tiro en la rodilla y lo ataron en un árbol para que se desangrara. No fue así, gracias al arrojo de su acompañante, secuestrada también por esta banda criminal.

De hecho, tal y como narra Losantos, su decisión de dejar Barcelona fue anterior al atentado, ya que se había convertido en una ciudad hostil para él a raíz de su lucha ideológica contra un nacionalismo que, poco a poco, se estaba adueñando de la ciudad libre y confiada que había sido entre las postrimerías del franquismo y la llegada de Jordi Pujol a la presidencia de la Generalitat.

En aquellos años Barcelona fue una de las ciudades más desenfrenadas y libres del mundo. Era la urbe en que el genial Ocaña mostraba su sensualidad y su descaro por Las Ramblas. Los chulos que Nazario retrataba. El Barrio Chino de Makoki y su banda. La subcultura de la revista Star. La elegancia alternativa de Mariscal. Las noches sin fin y el desenfreno por bandera. El estallido de libertad de las Jornadas Libertarias. La vanguardia de Ajoblanco. Y Losantos fue protagonista directo de un movimiento cultural y social que parecía destinado a romper moldes.

Tras un franquismo gris, Barcelona se convirtió en una ciudad multicolor. Hasta que el nacionalismo volvió a taparla con un manto plomizo. Aunque nunca consiguió adueñarse de ella del todo, sí que consiguió limitar toda esta eclosión de libertad. Y Losantos fue de los primeros que plantó cara al patrioterismo de los Jordi Pujol, Heribert Herrera y aliados. Fue uno de los promotores del Manifiesto de los 2.300, un documento en el que los firmantes expresaban su preocupación por la situación cultural y lingüística de Cataluña y criticaban lo que consideraban un claro propósito de convertir el catalán en la única lengua oficial de Cataluña a costa del marginar el castellano de los espacios oficiales y públicos.

A partir de ese momento el nacionalismo le puso en el punto de mira, y nunca mejor dicho, dado que le pegaron un tiro. Pero aunque el final es abrupto, el libro es nostálgico pero desde un punto de vista positivo. Losantos no se guarda nada en el tintero, pero predomina el amor por esa ciudad “que fue” y por unos amigos que marcaron su formación intelectual y humana. La obra se complementa con diversos anexos, uno en el que se explican “historias de la resistencia contra la dictadura nacionalista” y dos escritos del autor, “Lo que queda de España. Los cuatro ensayos de política lingüística de la edición de 1979” y “Defensa postrera del Estado liberal. Del Epílogo Balcánico, edición de 1995 de Lo que queda de España”.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre Protección de Datos

  • Responsable: SERGIO FIDALGO.
  • Fin del tratamiento: Mantener una relación comercial y el envío de comunicaciones sobre nuestros productos y servicios.
  • Legitimación: El consentimiento del usuario.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Contacto: elcatalandigital.es@gmail.com.
  • Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en Política de Privacidad.