Trapero’s paella (y 2)

Foto: Tony Hisgett

Resumen del capítulo 1: El Major Trapero está preparando una paella en el Pati dels Tarongers de la Generalitat para Pilar Rahola y Carles Puigdemont.

Trapero – (Dirigiéndose a los Mossos que custodian la puerta). Agentes patriotas, dejen pasar a Pili.

Mosso 1 y 2 – (Mientras dan cabriolas por todo el patio gritan al unísono) ¡A la orden, su santidad!

Rahola – ¿Qué le pasa a estos?

Puigdemont – Son Mossos per la Independència.

Rahola – Perfecto, mola estar rodeados de patriotas. ¡Qué bien huele la paella! ¿Está ya lista?

Trapero – A punto, a punto…

Rahola – ¿De qué vas disfrazado? ¿De Chuck Norris?

Trapero – ¡Al fin alguien se da cuenta!

Rahola – Es que Chuck es mucho Chuck. Con media docena como él limpiamos el Baix Llobregat de unionistas.

Trapero – Eso mismo decía yo.

Rahola – Somos tal para cual. Tengo que escribir tu libro de memorias…

Trapero – ¡Sería un honor!

Puigdemont – (Carraspeando). ¿Molesto? ¿Os dejo solos?

Rahola – ¡Carles! No te pongas celoso. Es solo admiración patriótica. Venga, vamos a comer, que machacar unionistas me da hambre.

Trapero – ¿Qué te ha pasado hoy?

Rahola – Un día normal. En el programa de Basté he tenido que pararle los pies a la Arrimadas, que se cree que porque tenga veintipico diputados puede opinar sobre el futuro de los catalanes. ¡Hábrase visto! Y le he dedicado mi columna de La Vanguardia a Albiol, que está muy gallito con la defensa de los unionistas, para que aprenda de su colega Margallo, que ese si es un ‘popular’ que mola.

Puigdemont – No tanto, no tanto.

Rahola – ¿Cómo qué no? Hace el ridículo en Madrid y en Barcelona, y es un ex ministro de Exteriores que habla más de la estelada que del Brexit. ¿Qué más queremos?

Trapero – (Poniendo cara de póker) No habéis de política. Soy un agente del orden, he de ser neutral en estos temas.

(Rahola y Puigdemont ponen cara de asombro. Trapero comienza a reír)

Trapero – ¡Hubiera dado una mina de oro por tener un espejo! ¡Vaya cara se os ha quedado!

Rahola – Josep, Josep, menos sustos, que estamos rodeados de traidores.

Puigdemont –Además, te la juegas. Tus dos Mossos per la Independència te han escuchado y han echado mano a las granadas de fragmentación. Un poco más y te convierten en pure.

Rahola – ¿Al final pudimos comprar las granadas?

Puigdemont – ¿Recuerdas la partida “fruta de granos rojos para comedores de adultos con riesgo de exclusión social”?

Rahola – ¿Qué tiene que ver?

Puigdemont – “Fruta de granos rojos”. Granada. ¿Y hay alguien con más riesgo de exclusión social que los Mossos per la Independència?

Rahola – Eres un genio.

Trapero – El mérito es del Astut.

Rahola – ¿De quién?

Puigdemont – Que pronto olvidas a tu querido Artur, tu ex faro que guiaba tu acción política…

Rahola – Lo siento, el único faro que guía mi acción política eres tú, Carles, no hubo antes nadie, ni lo habrá después.

Puigdemont – (En voz baja) Lo llevo claro.

Rahola – ¿Cómo?

Puigdemont – Es un orgullo para mí que una intelectual de tu talla se fije en este modesto servidor de la voluntad del pueblo catalán.

Trapero – ¡A comer! Qué se enfría …

(Se sientan los tres en una mesa de mármol que está adornada con un mantel con la estelada. Trapero sirve los platos)

Trapero – Espero que os guste.

Puigdemont – Tiene un aspecto magnífico.

Rahola – No sé, no sé… este sabor me suena. Déjame comprobar algo.

(Se levanta y se dirige a una papelera que está en un rincón del Pati dels Tarongers. Coge un cartón y lo levanta)

Rahola – ¡Maldito farsante! Nos has puesto Paellador. ¡Cómo te pille te vas a enterar lo que es una almogàver furiosa!

(Rahola persigue a Trapero por todo el patio blandiendo una rama que ha arrancado de un naranjo)

Trapero – ¡El delito nunca paga!

(Baja el telón)

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo