Teresa Freixes: nuevo ciclo, las luchas de siempre

Una de las pocas cosas buenas que ha provocado el proceso secesionista que ha destrozado a la sociedad catalana es que un buen número de ciudadanos ha dado un paso al frente. Y lo han hecho para tratar de evitar que un grupo de partidos irresponsables conviertan Cataluña en una tierra carente de libertades y en el que los derechos democráticos sean sustituidos por una especie de democracia orgánica basada en los rasgos identitarios de un pueblo catalán inventado a medida de dichos políticos para mantener intacto su chiringuito.

Teresa estaba en sus cosas. Y sus cosas eran defender y propagar el constitucionalismo democrático desde la Academia, desde el rigor científico, para garantizar que el máximo de países tuviera un sistema que garantizara las libertades de sus ciudadanos. Pero fuera de España, porque parecía que en nuestro país estos derechos estaban garantizados. Hasta que un día, entre viaje y viaje por el extranjero, decidió que no era así. Que, en su tierra, Cataluña, dichos políticos irresponsables estaban dispuestos a convertir en ciudadanos de segunda a aquellos que no apoyaran el secesionismo. Y se plantó por pura coherencia: tenía que ayudar a consolidar en su país lo que ella estaba intentando extender por medio planeta: el respeto al constitucionalismo democrático.

Y cuando Teresa se planta, se planta. Y no le importó que de repente, a una científica social como ella, con un prestigio incuestionable y acostumbrada a tratar con juristas de primer nivel, la empezaran a llamar traidora y a insultarla en redes sociales. Pero cuando se tiene una trayectoria profesional como la suya, lo que digan unos cuantos hiperventilados a sueldo de los partidos del tres per cent, quatre per cent y vint per cent no tiene ningún recorrido.

Nos queda mucho trabajo por delante para reconstruir las heridas que el separatismo ha infligido en la sociedad catalana. Y Teresa estará allí para tirar del carro. Como le gusta decir, en una expresión que me encanta, “seguimos”. Seguimos trabajando por la buena convivencia, porque es una labor que merece mucho la pena: vivir juntos y en armonía en una gran democracia como es España.

Hace unas semanas se ha jubilado como catedrática de la UAB y se ha trasladado a Bruselas. Un nuevo ciclo, pero con un viejo objetivo: seguir luchando por defender las libertades de todos los españoles y, por extensión, de todos los europeos. Porque la lucha contra el nacionalismo y el populismo no entiende de fronteras, sobre todo cuando ambos tienen el objetivo común de intentar acabar con el proyecto europeo para imponer los egoísmos locales.


‘50 hazañas de TV3’ es el último libro de Sergio Fidalgo, en el que ofrece 50 ejemplos que demuestran las malas artes de una televisión pública que se ha convertido en una herramienta de propaganda en manos del secesionismo. Insultos al Rey, faltas de respeto a líderes constitucionalistas, manipulaciones informativas... Se puede comprar en este enlace de Amazon. Si lo quieres dedicado manda un correo a edicioneshildy@gmail.com y pregúntanos como pagar.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre Protección de Datos

  • Responsable: SERGIO FIDALGO.
  • Fin del tratamiento: Mantener una relación comercial y el envío de comunicaciones sobre nuestros productos y servicios.
  • Legitimación: El consentimiento del usuario.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Contacto: elcatalandigital.es@gmail.com.
  • Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en Política de Privacidad.