Se les ha pinchado el globo

La Conselleria de Interior del Govern de la Generalitat ha dado hoy una imagen desastrosa; no solo por la incapacidad manifiesta del conseller Forn para comunicarse con los medios; si no porque les han pillado mintiendo y han tenido que admitirlo y rectificar.

Estaban advertidos de la posibilidad de atentado; el nivel de alerta estaba en 4 sobre 5, y aún así, ellos no solo no le dieron importancia, lo han admitido, además no tomaron las mínimas medidas de protección en prevención, después de los recientes y similares atentados con vehículos en otras ciudades europeas.

Lo que el gran público ha conocido el jueves 31 de agosto, por la valiente denuncia de Enric Hernández es que altos responsables de Interior lo sabían desde días antes del atentado, y lejos de adoptar una actitud de prudencia y humildad, sacaron pecho.

Aprovecharon estos luctuosos sucesos, para lucir de autosuficiencia en Seguridad Pública delante del mundo y ligarlo con la hoja de ruta política del “prucès” secesionista. ¿Ven vds como ya estamos preparados para ser una nación independiente?, vinieron a decirnos, desde el president Puigdemont en primera persona, en su ridículo acto de Dinamarca, como sus corifeos de tercera fila.

El colmo del oportunismo político fue utilizar la manifestación del pasado sábado, que había de ser unitaria y de duelo silencioso, para convertirla en un acto reivindicativo del 1-O.

Con su desafiante y chulesca actitud emularon al escritor Paco Umbral: Nosotros hemos venido aquí para hablar de nuestro libro” y pasaron del terrorismo, de las víctimas, y de sus familiares. Todo valía para insuflar ánimos a sus cada vez más cansadas tropas, ante la pendiente del 11-S y el 1-O.

No tuvieron vergüenza alguna en utilizar estos terribles asesinatos para inflar cada día más el globo. Un día para decir que se expulsaría de Cataluña a la Policía Nacional y a la Guardia Civil; otro para anunciar un ejército propio. ¡Ya puestos! Y el globo les acaba de explotar en la cara.

Si desde el primer momento de los atentados ya habían dudas de la eficacia del dispositivo montado, ahora ya ha quedado claro. Fallaron en la prevención y dejaron muchísimo que desear en la reacción.

Definitivamente, el globo que querían instalar en el imaginario colectivo ha pinchado.

Ahora quedan por asumir las responsabilidades políticas, que por lo que parece, serán todas para el conseller Forn; porque el director general de Seguretat, Pere Soler, ni está, ni se le espera. Anda desaparecido desde el día después del 17-A.


Puedes colaborar con elCatalán.es para que siga con su labor de defender la Cataluña real, la Cataluña que quiere formar parte de una España democrática, participando en la campaña de crowdfunding, aquí tienes los detalles. O comprando el libro ‘La Cataluña que queremos’. Aquí, más información.

 

 

 

  

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo