Se acaba la ley de la jungla en Cataluña. Se trasladan las obras de arte de Sijena

El fin de la impunidad secesionista a la hora de evitar el cumplir las sentencias judiciales poco a poco va acabando. El traslado de las obras de arte del Monasterio de Sijena desde el Museo de Lleida se está produciendo esta mañana tras la orden judicial que expiraba a esta noche.

A pesar de los intentos de un grupo de radicales secesionistas, que han querido bloquear la salida de las obras, las piezas artísticas se han embalado con normalidad para su traslado. Los Mossos d’Esquadra han cargado contra los que querían evitar el cumplimiento de la ley y han conseguido restaurar el orden en la zona.

Los manifestantes llevaban pancartas con lemas como “Las obras no se tocan” y han acosado e increpado al alcalde de la ciudad, Ángel Ros, que se acercó al museo. También ha acudido el diputado de ERC en el Congreso, Joan Tardà, que ha recibido bastante mejor trato, lo que demuestra el talante sectario de los concentrados.

El Juzgado número 1 de Primera Instancia e Instrucción de Huesca dictó una providencia el pasado jueves autorizando a la Guardia Civil a usar la fuerza, si era necesario, para entrar en el Museu de Lleida a partir de las 00.00 horas de este lunes para trasladar las obras.

Dicho juzgado ordenó la devolución de estos bienes pertenecientes al tesoro artístico del Monasterio de Sijena, tras anular la venta por parte de la Orden San Juan de Jerusalén en 1983 al gobierno autonómico catalán.

El director del Museu d’Art Jaume Morera, Jesús Navarro, ha compartido una foto de una de las salas vacías del museo, mostrando su disconformidad con dicho traslado.


ElCatalán.es ha iniciado una campaña de crowdfunding para editar un libro dedicado a analizar y denunciar el adoctrinamiento escolar en los centros educativos en Cataluña. Los interesados en ayudar económicamente para poder sacar adelante este proyecto pueden hacerlo en este enlace.

Los partidos secesionistas han decidido que las escuelas catalanas no han de ser centros de educación, sino de adoctrinamiento escolar, en el que crear futuros votantes de la República catalana que ansían crear. Para eso no dudan en intentar utilizar las aulas para sus fines.

Este libro hablará con profesores, padres de alumnos y miembros de entidades cívicas constitucionalistas para denunciar la manipulación de la Generalitat en el ámbito escolar.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo