Salvar al soldado TV3. O la polémica del IVA y las productoras externas de los amiguetes

Estudios de TV3 en Sant Joan Despí

Los políticos nacionalistas, los que han conseguido mantener un considerable apoyo popular gracias a la campaña que desde hace años lleva haciendo TV3, con Vicent Sanchis a la cabeza, han puesto el grito en el cielo con la obligación de la cadena pública catalana de devolver un total de 167 millones de euros en concepto de IVA.

Dicen los directivos de TV3 que esta situación se produce por la “poca simpatía” del Estado hacia la televisión pública de la Generalitat.  En realidad, los políticos independentistas aprovechan cualquier situación para culpar a España de todos los males que les aquejan. Los más indignados son quienes más tienen que perder, esos que se han forrado gracias a los impuestos que Puigdemont y los suyos nos extraen de nuestros bolsillos para dárselos a gente como Jaume Roures o Toni Soler, ese ‘comunicador’ que desea que un tráiler atropelle uno a uno a todos los jueces del Tribunal Supremo.

Las irregularidades que han sido detectadas en TV3 por parte de la Agencia Tributaria en sus labores de inspección y control consisten en la indebida deducción del IVA soportado correspondiente a actividades exentas, así como la falta de repercusión del IVA correspondiente a las subvenciones percibidas que, siguiendo el criterio fijado por el Tribunal Económico Administrativo Central, debe efectuarse. Así de sencillo.

El cambio normativo operado como consecuencia de la modificación en la materia por la Disposición Adicional de la Ley de Contratos del Sector Público es de aplicación hacia el futuro (tal y como expresamente establece la Exposición de Motivos), pero en ningún caso afecta a las comprobaciones que se hallasen abiertas con anterioridad.

Por otro lado, la reforma aludida no supone en todos los casos la deducibilidad del IVA soportado en gastos generales, tal y como erróneamente parece desprenderse de algunas noticias aparecidas.

Los dirigentes independentistas, incluido el director de TV3, saben perfectamente que el IVA es un impuesto armonizado de carácter general y que, como tal, tiene vocación de universalidad, de modo que las exenciones son de carácter limitativo. Por otra parte, las exenciones que se contemplan en la Ley del IVA tienen como consecuencia natural la no deducibilidad del IVA soportado. De esta forma, no se puede obtener la devolución de IVA a partir de operaciones exentas. Lo contrario supondría que el IVA que han ingresado unos empresarios sería devuelto por Hacienda a otros, de forma que el impuesto no serviría para cubrir los gastos públicos.

Por tanto, nadie está aplicando en España retroactivamente impuestos. Absolutamente nadie. La Agencia Tributaria cumple con su deber, que es verificar las devoluciones que están solicitando entidades de la naturaleza que sea, incluida, TV3. ¿O no tienen que pagar los impuestos todos por igual, con independencia de la naturaleza económica que aborden? A esto le obliga a la Agencia Tributaria una directiva europea.

Lo que hace la Agencia Tributaria es cumplir con sus obligaciones, no aplicarla retroactivamente a nadie, sino, cuando se trata de solicitudes de devoluciones que no tienen sentido, proceder a la regularización, no solo en Cataluña, como denuncian los independentistas, sino en el conjunto de España. De hecho, esas actuaciones representan en Cataluña el 10% de las actuaciones de todo el territorio español.

Ahora sólo cabe esperar que esta realidad sirva para llevar a cabo una selección natural y todos los que se forran a cargo de los catalanes empiecen a buscarse la vida fuera de TV3 y los profesionales de la casa, que los hay muy buenos, puedan, por fin demostrar lo que durante décadas les han impedido unos gestores más preocupados en colocar a sus amiguetes que en fomentar la producción propia.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo