Poesía parlamentarista

La pornografía sentimentalista, la estetización de las masas y el revolucionarismo mediático son tres de los ingredientes que violentan, simbólica y efectivamente, a una población que ya, por fin, está en manos de los “CD-R”, los “compact disc recordable” que, a imagen y semejanza del comunismo totalitario venezolano y cubano -del fascismo colectivista- se dedican a sonreír y saludar a los sacrosantos viajeros, endulzando así los trayectos automovilísticos de aquellos que creen en el derecho a “circular libremente” y, a su vez, en el derecho al “disfrute del tiempo libre”, derechos que, como bien sabemos, confluyen en Semana Santa, Verano o Navidad, momentos en que lo último que queremos es que “nos jodan la vida”.

De hecho, debieran ser remansos y oasis en los que los Españoles (de Cataluña) pudiéramos volver al “Paraíso Perdido” de Milton, o al “De optimo reipublicae statu, deque nova insula Vtopiae” de Moro, lugares en los que, aunque como efímero espejismo, pudiéramos volver a esa Tabarnia abierta, cosmopolita, lúdica, liberal y civilmente tolerante de los ochenta. Ya saben, el progreso es otro mito de una modernidad no del todo secularizada.

Al más bajo nivel político, ahora que “Podemos-en común-no-podem”, se ha puesto del lado de los “ultra-procesados”, allanando la victoria electoral Nacional a “Ce Ese”, al partido más votado en las autonómicas gracias al desplazamiento del eje (centro) izquierda-(centro) derecha al eje Nacional Español democrático vs nacionalismo catalanista totalitario, y ahora que el PSC-psoe sigue dando una de “cal y una de arena”, pues ya me dirán qué tiene de igualitaria la inmersión mono-lingüística en catalán o qué tiene de justo un gobierno de concentración equidistante entre nacionalistas totalitarios y demócratas constitucionales, sólo nos queda confiar en el “Llarena solitario” y en el Poder Judicial Independiente, poder que, -y sonroja recordarlo- en Democracia, es última -y primera- instancia desde la que deben pivotar tanto el ejecutivo como el legislativo, aunque sea para esquivar el abuso, la arbitrariedad y la impunidad por unos meses.

No estaría mal la construcción de un verdadero espacio judicial europeo, o encaminarse “ideal-realmente”, a un principio de justicia universal, para que los rebeldes, sediciosos, malversadores, corruptos y fugados no intenten trasladar a la (in)opinión pública(da) cierto relativismo epistemológico, moral o jurídico, como si la Justicia, la Violencia o la Traición fueran cosas distintas en función de la tradición o cultura de tal o cual estado miembro no desmembrado.

Tampoco estaría mal que el mediocre de turno, con su correspondiente “pez amarillento” en la solapa, -y que reparte carnés de humanidad o inhumanidad-, dejara de recitar poesía española de un republicano en el parlamento callejero del zoo catalán, pues esos poetas españoles lucharían -con igual denuedo y dignidad- contra este nacionalismo catalanista, que, no nos engañemos, no es más que otro “hijo de la ira” de aquel furibundo y fracasado nacionalismo franquista.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo