El Mobile avisa de que si continúa la inestabilidad podría abandonar Barcelona

El Mobile espera mover este año unos 108.000 habitantes

Esta mañana se ha llevado a cabo la presentación en Barcelona del Mobile World Congress, con la presencia de su consejero delegado, John Hoffman, un declarado enamorado de Barcelona y sus alrededores, más concretamente de Hospitalet, segunda ciudad de Cataluña, de hecho, mantiene una relación de amistad con Núria Marín, alcaldesa de la ciudada ribereña.

Sin entran en cuestiones políticas, los responsables del mayor congreso de telefonía móvil han advertido que su compromiso con la capital catalana, fijado por contrato hasta 2023, está sujeto a un entorno estable y seguro en la ciudad. El responsable de marketing de GSMA, Michael O’Hara, ha lanzado un mensaje claro y rotundo: sin un entorno de estabilidad y seguridad, abren la puerta a irse de Barcelona.

La feria tecnológica confía atraer 108.000 asistentes (7.000 más que hace un año) y revertir la escasa cifra de mujeres asistentes, inferior a un 25%, en una edición en la que los ponentes no serán tan conocidos como en las precedentes.

Es obvio que los responsables del Mobile quieren seguir en Barcelona, pero para ello necesitan un clima de estabilidad y seguridad que algunos se han empeñado en dinamitar en los últimos tiempos.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo