La esencia de la democracia es el respeto a la minoría. Por David Pérez

Los días 6 y 7 de septiembre de 2017 los diputados del Parlament de Catalunya asistimos perplejos al intento desesperado de dos grupos parlamentarios de aprobar de manera inmediata la denominada “Ley de transitoriedad”.

Es importante explicar que, cuando un proyecto de ley entra en el registro del Parlament, los diputados tenemos sobre el una serie de potestades. En primer lugar, obviamente,  a conocer la ley propuesta y poderla leer una vez publicada en el boletín del Parlament; en segundo lugar a poder hacer enmiendas y transacciones sobre la misma.

También podemos, en tercer lugar, solicitar informe jurídico sobre la propia ley a través de los letrados y los servicios jurídicos parlamentarios; en cuarto lugar podemos trasladar esa ley al Consejo de Garantías Estatutarias, para que dictamine si se ajusta a la Constitución y al Estatuto; y por último, a poder votar las enmiendas y las posibles transacciones de estas enmiendas o del texto de la ley.

¿Saben ustedes cuántos de estos cinco derechos de los diputados y diputadas catalanes no pudimos ejercer los días 6 y 7 de septiembre? La respuesta es sencilla: ninguno. Ni siquiera el más elemental: el de poder leer la ley antes de votarla en sede parlamentaria. Un representante de la mayoría de la Mesa del Parlament me argumentó, literalmente, que no hacía falta publicarla en el boletín del Parlament porque unos días antes había sido publicada en el diario “El Punt Avui”. Tremendo.

Aquellos días los diputados de cuatro de los siete grupos parlamentarios luchamos sin tregua no solo por nuestros derechos parlamentarios, ni siquiera por nuestros intereses políticos, luchábamos por las más elementales normas de la democracia, algo que los que no lo hicieron todavía no han entendido: que las minorías también tenemos derechos y que en nombre de una mayoría parlamentaria no los pueden pisotear.

Los debates en la Mesa del Parlament fueron acalorados; nosotros (PSC y Ciutadans) no nos cansábamos de exigir que se respetaran nuestros derechos parlamentarios. A ellos (ERC y JPCat)  se les hizo eterna esta discusión con su único argumento de que la “mayoría es soberana”. Pues no, la soberanía no esta en la mayoría, la soberanía reside en el conjunto del pueblo que elige a sus representantes. Y el pueblo catalán hoy necesita más que nunca un punto de encuentro que sea fruto del diálogo, la negociación y el pacto institucional y político.

David Pérez. Secretario Segundo de la Mesa del Parlament y diputado del PSC


Puede comprar el último libro de Sergio Fidalgo ‘Usted puede salvar España’ en este enlace de Amazon. ‘El hijo de la africana’ de Pau Guix en este enlace de Amazon.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo