La envolvente catalana o cómo la parte tiene planeado imponerse al todo

Mientras las autoridades secesionistas siguen adelante con los preparativos del referéndum, más que convencidas de que conseguirán engañar a España y a los españoles por enésima vez, Cataluña se está convirtiendo, a ojos vistas, en sujeto y objeto de la política española. De una parte, Cataluña marca y dicta de manera cada vez más clara la política española de puertas adentro, mientras que, de otra parte y simultáneamente, es objeto prioritario de las preocupaciones de los españoles.

Eso significa para mí que los separatistas han conseguido catalanizar la política española por activa y por pasiva.

Me temo que, siguiendo esa deriva, pronto en el conjunto de España no solo se hablará de Cataluña, sino que incluso se hablará y se pensará en catalán.

Y es posible que entonces, cuando se haya consumado la traición, los españoles se enteren de qué es la envolvente catalana.

Digamos ya ahora que, probablemente, para ellos será una operación/traición sin bajas, sin represalias y, sobre todo, sin vuelta atrás.

Mientras tanto, quien esté interesado en el tema puede leer, si quiere, a Pilar Rahola, conocida como la Raholito, que, según parece, es persona con acceso directo a influyentes y selectos think tanks secesionistas y excelente difusora/divulgadora de sus ideas y mensajes.

De momento, los ideólogos y programadores del secesionismo más ambicioso no quieren una independencia convencional de Cataluña como hecho consumado, con todas sus consecuencias, sino sólo el derecho pleno y efectivo a la independencia para, a partir de ahí, alcanzar una posición tan hegemónica que permita a la Generalidad negociar con el Estado español –en realidad, imponerle–, la supraindependencia de Cataluña.

Así, Cataluña conseguirá estar, a un mismo tiempo, dentro y fuera de España, pero sobre todo por encima de España, mientras que España y los españoles tendrán limitado/vedado el acceso a Cataluña y las instituciones catalanas (cosa que en buena medida ocurre ya ahora).

Dentro de esa línea, está previsto que, como ya se ha hecho saber públicamente, los catalanes, y solo los catalanes, posean simultáneamente las nacionalidades catalana y española.

Hasta aquí, la envolvente catalana, o cómo la parte tiene planeado imponerse al todo.


Si quiere colaborar para que elCatalán.es sea un diario digital que defienda a la Cataluña real, aquí tiene la información de la campaña de crowdfunding.

 

 

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo