José María García: “Soy un español de a pie que ama su bandera. Los que digan que eso es ser facha, son unos malnacidos”

José María García, en un programa de Telemadrid

Hace diecisiete años que dejó de sonar en las ondas la voz de José María García. Sin embargo sus años de profesión en lo más alto han dejado huella y sembrado escuela. Con su marcha quedó huérfana una marca de periodismo de denuncia, investigación y el aditamento de un peculiar lenguaje y acervo calificativo que han seguido algunos de sus imitadores. Sigue en constante actividad y enterado de toda la “rabiosa actualidad”, pese a no intervenir en ningún medio. En esta entrevista analiza el preocupante panorama de los medios de comunicación en España. Y también la situación política, el fútbol, y los programas de radio y televisión.

Para empezar, ¿salvaría algún medio del panorama de los medios de comunicación escritos en España, por ejemplo El Mundo, del que usted es accionista?

No, ni siquiera ese. Es cierto que El Mundo ha sido uno de los periódicos decisivos en este país pero no el de ahora, cuando ha escorado peligrosamente a la derecha. Quiero mucho a Francisco Rosell, pero no lo está haciendo bien. Además, le escuchas por la mañana en esRadio y por la noche en 13TV. ¡Eso no es normal en un director de periódico! Pedro Jota, con todos sus defectos, creó un gran diario. Yo efectivamente siempre he sido accionista, con una pequeña participación que mantengo, pero ya no creo en el Mundo…

Luego te pasas a El País, un ejemplo de parcialidad, manipulación y servicio al gobierno. Tiene una gran periodista en la dirección, pero las órdenes que recibe le impiden hacer un buen producto. El periodismo se ha convertido en una banda de propagandistas y ha desaparecido su base: la denuncia, la investigación y la rigurosidad. Pero en todas la esferas: el periodismo político, el deportivo o el de sociedad.

¿Haría distingos entre los medios escritos y los audiovisuales?

No, creo que el periodismo está desapareciendo. Antes una información se tenía que contrastar por todas las fuentes posibles para publicarla, ahora se cumple una costumbre: “No dejes que la realidad te estropee una noticia”. Si miras La Sexta hay una manipulación permanente, cuyo máximo exponente es su responsable, Antonio García Ferreras. Y su connivencia con la izquierda, como ocurre en El País. Los medios están en quiebra técnica, a excepción de esos dos grupos que son Mediaset y Atresmedia, que ganan 250 millones de euros anuales. En la prensa escrita los periódicos no los dirigen sus directores, sino los consejeros delegados. Es difícil que un director de periódico realmente mande. Y una empresa periodística no se puede llevar como una zapatería, o una red de supermercados.

¿Es partidario de la prensa de pago?

¡Es que los españoles nos hemos acostumbrado a tenerlo todo gratis! Pero el problema es que los medios escritos no han sabido subirse al tren de la modernidad, a reorganizarse. Es lógico que se vendan menos ejemplares. Si se fija en los periódicos deportivos, el lunes publican en portada unos resultados que los aficionados se saben de memoria desde el día anterior.

¿Desaparecerá el papel?

No, porque una noticia realmente de calado se calibra cuando sale en la edición impresa, en el papel. A los periódicos no les queda más remedio que basarse en la opinión, la investigación, la denuncia y, si puede ser, apuntarse alguna exclusiva. Todo ello sin descuidar el entretenimiento.

¿Admira a algún columnista?

Sin duda a Raúl del Pozo, bajo mi criterio es el mejor, al margen de que seamos amigos. Dicen que hay días que se inclina a la derecha, otros a la izquierda… Pero eso es el periodismo: pluralidad.

Alsina

¿Le seduce alguno de los magacines de radio?

Si nos atenemos a los matinales, que son los que marcan el prime time, me llaman poderosamente la atención el programa de Carlos Herrera y el de Carlos Alsina. De Herrera me preocupa ese escoramiento en los últimos tiempos hacia la derecha, y en Alsina veo más independencia, aunque no me gusta nada esa radio, ya que conozco al consejero delegado de su grupo, Atresmedia. Tiene escaso conocimiento del medio y poca capacitación profesional. Yo siempre he practicado una máxima: “Leña hacia los de arriba, y generosidad con los de abajo”. Éste hace lo contrario…

En cuanto a los programas vespertinos, me identifico especialmente con lo que hace Ángel Expósito en la COPE. Por otro lado, tenemos en la cadena esRadio un lujo de profesional culto, brillante, trabajador: Federico Jiménez Losantos, pero lamentablemente ha perdido por completo la independencia…

Háblenos de los programas deportivos radiofónicos más escuchados, por ejemplo “El partidazo de Cope” o “El larguero”.

Es que no quiero resaltar ni amplificar cosas que no tienen ninguna relevancia. La radio no tiene profesionales ni directores. En el último Mundial dos de las principales cadenas- una era la SER- dejaron a sus estrellas radiofónicas que comentaran los partidos por televisión, cosa que no tiene nada que ver con la radio. Resultado: dos que se turnaban en un canal para ver quién decía más soplapolleces. Y luego están los directores de periódicos, que van con la bufanda de su equipo a las tertulias. En mis 40 años de profesión, ¡ni en mi casa sabían de qué equipo era!

Sospecho que no le agradan las tertulias.

Así es: los tertulianos hoy en día enseñan a los arquitectos a hacer casas; a los médicos a operar; ¡y hasta algún agnóstico acaba diciendo misa! Los comentaristas políticos, por supuesto, son una extensión del partido al que sirven.

En el terreno televisivo, ¿hay algún programa que siga con devoción? ¿Qué le parece “Lo de Évole”?

Ninguno. Respecto a “Lo de Évole” no quiero prejuzgar, pero a Jordi le tenía afecto y consideración en un principio. Sin embargo ha cambiado: ahora es manipulador (y lo digo por propia experiencia). El primer espacio que dedicó a las cárceles no es el programa que hace un profesional independiente. Y además le mangonean el jefe -y la jefa- desde arriba. Me acuerdo cuando le cortaron una entrevista que estaba haciendo al Papa para que entrara “la jefa”, y solo para decir una sandez insulsa… Ahora si Jordi algún día necesita mi sangre, la tendrá.

Y en cuanto a los programas deportivos de televisión háblenos, por ejemplo, de “El chiringuito de jugones”.

“El chiringuito” no es un programa, sino la antítesis de lo que debe ser el periodismo, lo contrario a lo que es la independencia. Me parece nauseabundo y me da muchísima pena cómo está degenerando esto.

Radio

Usted ha trabajado en los tres medios, ¿se decanta hacia alguno?

Trabajé en TVE, la única que existía en aquel entonces; año más tarde en Antena 3 con mando en plaza cuando la dirigió Antonio Asensio. Escribí en Pueblo. Y en la radio he estado en las principales emisoras, salvo Radio Tele Taxi (y todo se andará). Este último medio es sin duda el que más me ha llenado, divertido y apasionado, lo considero el más completo.

¿No echa de menos la actividad profesional?

En absoluto, no la echo nada de menos. Tengo el día perfectamente organizado: el fútbol sala tiene preponderancia; ayudo a muchas personas de forma totalmente desinteresada, y me faltan horas para todo.

Pero cuando la actualidad bulle con desenfreno, ¿no ha sentido la tentación de tener un micrófono a mano para dar su opinión?

No echo en falta ningún micrófono, en todo caso lo utilizaría si pudiera para ayudar a este país, que lo necesita… Echo en falta un periodismo libre, independiente y no sometido a los dictados del poder.

¿Qué importancia tiene el deporte en su vida diaria?

Muchísima, porque es aconsejable para todo el mundo. Estás invirtiendo en tu propia salud, en tu estilo de vida. La gente se extraña cuando me ven y a mi edad, pero lo cierto es que corro doce kilómetros diarios.

Su enfermedad, ¿le ha cambiado la escala de valores?

No, yo me considero un superviviente. Soy católico practicante, aunque peco mucho. Pero con la ayuda de Dios, de mi familia y de esa eminencia de la medicina que es el doctor José María Fernández Rañada vencí a un cáncer, cosa que no puede contar mi entrañable amigo Paquito Fernández Ochoa. Antes vivía a un ritmo frenético. En un mismo día había montado en avión, helicóptero, coche, moto, bicicleta, ¡y hasta en burro! Había ocasiones en que tenía maletas en siete sitios diferentes. Miraba pero no veía. Ahora felizmente tengo tiempo de mirar, y hasta ver.

García, ¿tiene sucesor?

Por supuesto, nadie es imprescindible en la vida. Y para cada oyente habrá un posible “sucesor de García”.

¿Sigue recibiendo ofertas?

Todo profesional que ha alcanzado mucha notoriedad es normal que las reciba, y eso no tiene ningún mérito. Lo que sí puedo decirle es que han pasado diecisiete años desde que me retiré – en el 2.002- y no puedo ir, por ejemplo en los sitios que frecuento por Madrid, sin que la gente me pare por la calle. El otro día fui con Raúl del Pozo a pasear por la plaza Mayor de Salamanca y eran fotos continuas. ¡Hasta 50 en una hora o dos!

En una ocasión dijo Raúl del Pozo que “yo me había hecho multimillonario inventando 20 palabras”. Yo le respondí: “primero, que no soy multimillonario aunque he ganado mucho dinero”. Y segundo: “el problema no es decir veinte palabras sino en investigar lo suficiente para que, cuando llames a alguien ‘bulto sospechoso’ o ‘abrazafarolas’, puedas demostrarlo para que no te tilden de hacerlo injustamente”.

¿Sigue yendo a los estadios?

Ya no, y es por lo que le he dicho antes: si voy no paran de preguntarme “si voy a volver” una y otra vez. Por eso lo veo por televisión.

Cultura

En alguna ocasión le escuché decir que no contaba con una cultura excesiva en su haber…

La cultura la adquirí en la propia calle. Cuando empecé en el periodismo esta profesión no tenía rango universitario. Pero he leído bastante y le digo una cosa: si no eres excesivamente tonto, y además resultas el primero que abre la luz y el último que la cierra, tienes mucho terreno ganado, y puedes alcanzar notoriedad. Yo, al frente de un equipo de 150 personas, siempre he sido el primero en abrir la luz y el último en apagarla y marcharme.

Pasando al terreno de Cataluña, y en concreto al deportivo, ¿qué le sugiere el R.C.D. Español, como club?

Me inspira admiración, porque tiene muchísimo mérito su trayectoria histórica. Ha pasado por muchos vaivenes: la época de Vilá Reyes; y ha estado sometido a la dictadura del poder. Quién lo lleva ahora ni está, ni se le espera… En cambio si nos fijamos en el equipo de enfrente, el Barca, parece mentira que un club tan importante esté en manos de una persona mediocre casado con la nada, sin ninguna preparación, y que ha puesto el club en manos de unos principiantes.

¿Podría dar su opinión sobre lo que está pasando en Cataluña y la fractura social?

Es lamentable que a un 51, 49 o 50 % de catalanes, se les esté tomando el pelo de tal forma, prometiendo cosas imposibles… Un día le dije a un mandamás de la Caixa, mi admirado Jaume Giró, que, dada la amistad que tenía con Soraya Sáenz de Santamaría, le dijera a esta que hiciera ver a los catalanes “la ventaja de quedarse”. Esto viene de mucho tiempo atrás. Pero, ¿qué harían sujetos como Torra o Puigdemont, si no estuvieran donde están? Y es que se ha caído en manos de discapacitados intelectuales, cuando no analfabetos.

¿Ha tenido alguna vez la tentación de marcharse de este país?

¡No, jamás! He sido y soy, un españolito de pie que ama a su bandera y los que llamen a eso ser facha, es que son unos malnacidos.

Ha escrito dos libros (y uno que han escrito sobre usted). ¿Ha pensado o tiene intención de ponerse en la labor de escribir un tercero?

La verdad es que me han propuesto escribir mis memorias, pero creo que no ha llegado todavía el momento.

¿Se le ha quedado la espina clavada de no haber hecho ese programa de información general, y en televisión?

No porque ese espacio, tal como están las empresas y su dependencia del poder, sería imposible. Y no vale la pena embarcarse en una aventura que a lo sumo duraría dos o tres programas.

Si alguien que merezca su afecto le dijera que quiere ser periodista, ¿qué consejo le daría?

Si sabe un mínimo de inglés, que se marche. Y si no, también. En el periodismo no solo no hay presente, sino que no existe futuro digno.

Difícil lo pone..

José R. Palomar


'El complot de los desnortados' es una visión valiente y sincera de los últimos años de proceso secesionista. El autor, el ex diputado del PSC Joan Ferran, revela cómo apostó por un frente constitucionalista con Cs, y como la postura de Rivera de competir con el PP le decepcionó. En estas páginas critica la deriva nacionalista de algunos sindicalistas y 'progresistas' diversos y relata aspectos de la intrahistoria de los socialistas catalanes. Lo puede comprar en este enlace de Amazon o en este de Iberlibro. Si lo compra mandando un correo a edicioneshildy@gmail.com y paga por transferencia bancaria o paypal le costaría 15 euros, y si desea también el libro 'Desde la aspillera', del mismo autor, ingrese 21 euros. Mientras dure la actual crisis de confinamiento, los tiempos de entrega de Correos son mucho más lentos.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre Protección de Datos

  • Responsable: SERGIO FIDALGO.
  • Fin del tratamiento: Mantener una relación comercial y el envío de comunicaciones sobre nuestros productos y servicios.
  • Legitimación: El consentimiento del usuario.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Contacto: elcatalandigital.es@gmail.com.
  • Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en Política de Privacidad.