¿Por qué el Grupo Barnils pone en el punto de mira a Eva Parera?

El pasado miércoles el Grup Barnils anunció la presentación de una queja (no especifican ante quien) contra la ‘consellera’ del Consejo Audiovisual de Catalunya Eva Parera, por “incumplimiento del régimen de incompatibilidades que regula el CAC”. Veamos.

De entrada es chocante que una asociación nacida supuestamente para denunciar la censura a los medios, empiece su nota de prensa diciendo que “censura que Eva Parera participe en debates políticos y tome partido en las redes sociales”. Seguimos.

Y sorprende todavía más cuando es del todo conocido que otros miembros del CAC también emiten opiniones y participan en tertúlias políticas. Sin ir más lejos, el Grupo Pi i Margall , del que formo parte, denunció ante el CAC la falta de pluralidad en la tertúlia de “El suplement” de Ràdio del dia 22 de octubre en la que se debatía la posible afectación de la aplicación del artículo 155 de la Constitución en los medios públicos catalanes, y en la que curiosamente participaba el vicepresidente del CAC, Salvador Alsius.

No obstante, en este caso, el Grupo Barnils no consideró que Salvador Alsius estuviese vulnerando ningún código de incompatibilidades. No quisiéramos pensar que ese sesgo a la hora de valorar quien puede opinar y quien no sea debido a los posicionamientos más o menos afines de los consellers al Grupo Barnils. Aunque ya nada nos sorprende en la Cataluña del 2018.

Leída atentamente la ley que regula el CAC, así como el régimen de incompatibilidades de los altos cargos de la Generalitat me ha sido imposible desvelar dónde exactamente se prohíbe a los ‘consellers’ emitir opiniones personales, hecho que vulneraría claramente la libertad de expresión y que sin duda podría ser calificado de censura. Es más, el propio régimen de incompatibilidades permite explícitamente la participación ocasional de los altos cargos en programas de cualquier medio.

“El grupo de periodistas Ramon Barnils se empezó a gestar hace más de quince años con la intención de crear un punto de encuentro para los periodistas que compartían una misma idea del periodismo riguroso, y crítico desde los Paises Catalanes”. Así es como se presentan. ¿Qué periodismo riguroso defienden con esta noticia y con este sesgo? ¿No será que simplemente se han hecho eco de la noticia sacada el mismo día por Nació digital porque su presidente confunde el grupo con el diario digital del que forma parte? ¿Esa es su ética periodística?

En una democracia todo se puede someter a debate, pero a la hora de ‘señalar’ conviene un poco más de rigor cuando hablamos de asociaciones profesionales, como es el  caso del Grupo Barnils.

 

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo