El Grup Pi i Margall condena las agresiones a periodistas durante el intento de asalto al Parlament

El Grup de Periodistes Pi i Margall ha hecho público un comunicado en el que “condena y lamenta las agresiones que sufrieron los compañeros periodistas Edorta Moreno, colaborador del digital e-noticies.cat, y Daiana García, de La Sexta, durante el asalto de unos manifestantes independentistas al cordón policial que rodeaba el Parlamento de Cataluña”.

“Edorta Moreno recibió un porrazo de los Mossos d’Esquadra durante una de las cargas policiales, pese a llevar el brazalete identificativo de periodista. A la compañera de La Sexta la agredieron los manifestantes, que le tiraron del pelo mientras cubría el acontecimiento en directo para el programa “Más vale tarde”. Pese a que estaba junto a los mismos Mossos, estos no la protegieron ni detuvieron al culpable de dicha agresión”.

“Desde el Grup de Periodistes Pi i Margall denunciamos estas agresiones y otras que se hayan podido producir, ya que van en contra del trabajo de los compañeros periodistas y, por lo tanto, en contra del derecho a la información que tiene la ciudadanía”.

“Cabe recordar que los ciudadanos tienen el derecho y la necesidad de poderse informar libre y verazmente. Para ello es necesario que tanto gobernantes, como cuerpos policiales, como manifestantes, permitan hacer su trabajo libremente a los profesionales de la información, sin presiones y, por supuesto, sin agresiones de ningún tipo: ya sean físicas o verbales”.

El Grup de Periodistes Pi i Margall, presidido por el periodista Sergio Fidalgo, es la única asociación de periodistas en Cataluña asociada a la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE).


ElCatalán.es ha iniciado una campaña de crowdfunding para editar un libro dedicado a analizar y denunciar el adoctrinamiento escolar en los centros educativos en Cataluña. Los interesados en ayudar económicamente para poder sacar adelante este proyecto pueden hacerlo en este enlace.

Los partidos secesionistas han decidido que las escuelas catalanas no han de ser centros de educación, sino de adoctrinamiento escolar, en el que crear futuros votantes de la República catalana que ansían crear. Para eso no dudan en intentar utilizar las aulas para sus fines.

Este libro hablará con profesores, padres de alumnos y miembros de entidades cívicas constitucionalistas para denunciar la manipulación de la Generalitat en el ámbito escolar.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo