“Free Anna Gabriel” o como sacar cuartos a costa de una falsa solidaridad de vacaciones pagadas

Pablo Llarena, magistrado del Tribunal Supremo dictó el pasado 21 de enero una orden de detención nacional y puesta a disposición del alto tribunal para la diputada de CUP Anna Gabriel, después de que el día anterior, la investigada se fuera de “exilio” a Suiza.

La exdiputada de la CUP huyó al país helvético ante la gravedad de los delitos que se le imputaban inicialmente y ante el temor de que se le impusieran unas medidas cautelares duras, como la prisión, con o sin fianza.

Pero al final el Juez Llarena solo la reclama por un posible delito de desobediencia que está penado con multa de tres a 12 meses e inhabilitación especial para empleo o cargo público entre seis meses y dos años.

Por eso no se entiende sus continuas demandas de dinero para pagarse unas vacaciones pagadas, porque si retorna a España no le espera la cárcel.

Gabriel no encuentra trabajo en el país helvético. La política antisistema preveía ponerse a trabajar como profesora en este lugar, pero el carecer de doctorado y la falta de ofertas la han dejado sin dinero.

El pasado mes de febrero, en un concierto en Sallent , su pueblo, se recaudaron 6.000 euros, pero ya se han agotado.

Y tras una nueva demanda de dinero durante dos días le montan más conciertos en Sallent para que se siga pagando sus vacaciones en uno de los país más caros del mundo. Eso sí, cada uno se gasta su dinero en lo que quiere.

Hasta en sufragar los caprichos de Anna Gabriel.

 

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo