Convierten una pintada pro 1 de octubre en Alcanar en un “Viva Zapata” y “Pau y amor”

En la localidad tarraconense de Alcanar, como en buena parte de Cataluña, la propaganda secesionista ensucia la vía pública gracias al incivismo de sus activistas más radicales y menos cívicos.

Un mural dedicado a la mayor gloria de la consulta ilegal del 1 de octubre fue ‘reconvertido’ en algo más amable gracias a unos desconocidos que pusieron mensajes como “Pau y amor”, “Viva Zapata” o “Tomaca y pimiento”.

Aunque lo ideal sería que nadie pintara ningún muro en las calles, ante los abusos secesionistas la Resistencia actúa para que la vía pública no se convierta en un espacio de exclusión.

Allá donde haya un lazo amarillo de plástico, habrá un constitucionalista que lo quitará. Donde haya una pintada propagandística secesionista, un catalán libre de nacionalismo la borrará.

Las calles son de todos, no solo de los separatistas. Y hasta que no aprendan la lección unos y otros jugarán al rato y al gato. Porque no van a llenar Cataluña de amarillo sin que los catalanes no nacionalistas no hagan lo posible para que sea multicolor.

Aunque amenacen con multas ilegales, demandas judiciales sin sentido y manden a la policía local a perseguir a los que quitan lazos y a aplaudir a quienes los ponen.

Los alcaldes secesionistas no van a ganar en el doble rasero que intentan aplicar en este juego perverso de poner y quitar porque sería como aceptar que más de media Cataluña son ciudadanos de segunda y no tienen derechos políticos.

Y aunque les fastidie a estos alcaldes totalitarios, viven en un país democrático, en un Estado de derecho: España.


Puede comprar el último libro de Sergio Fidalgo ‘Usted puede salvar España’ en este enlace de Amazon. ‘El hijo de la africana’ de Pau Guix en este enlace de Amazon.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo