Los actores que han denunciado el separatismo

Antonio Banderas.

A principios de año, la actriz Carmen Maura llamó la atención de muchos por unas declaraciones en las que cargaba sin contemplaciones contra el separatismo catalán. En concreto, la protagonista de Mujeres al borde de un ataque de nervios aseguraba en una entrevista en El Mundo que se ponía “negra” cada vez que veía que para conquistar a Cataluña le “están dando dinero”. Y explicaba: “Precisamente no es la comunidad que más lo necesita. Si acaso es la comunidad que más gasta en tonterías. Vamos a un festival y ves una oficina española y otra catalana. Y lo de las embajadas. No, no es así. Vamos a solucionar que haya trabajo para todo el mundo, vamos a recibir a la gente de las pateras como Dios manda».

Como es previsible, la actriz recibió un alud de críticas por parte del secesionismo, entre las que descollaron las vertidas por popes del movimiento como Pilar Rahola —que tachó a Maura de “espécimen progre”— o Toni Soler —que la acusó de “judaizar” al pueblo catalán—. Sin embargo, lo verdaderamente llamativo del caso fue que la antaño chica Almodóvar se atreviese a mostrarse crítica con el procés, un asunto que la mayoría de sus compañeros de profesión prefieren evitar o tratar con ambigüedad. Y es que, aunque es frecuente que el gremio actoral se signifique en política respaldando causas como la liberación del pueblo saharui o el desbloqueo del Open Arms, es consciente de que denunciar la deriva secesionista en Cataluña podría granjearle críticas o incluso boicots.

Pese a ello, algunos intérpretes han preferido correr el riesgo y mostrarse críticos con los excesos del nacionalismo. Uno de los que se ha expresado con mayor contundencia ha sido el veterano José Sacristán. Inquirido por El Mundo en 2018 sobre la pervivencia del franquismo, Sacristán aseveró: “Mira, te voy a dar un titular: los que dicen eso no tienen ni puta idea de lo que era el franquismo. Y los que llaman presos políticos a estos muchachos catalanes no tienen la más puta idea de lo que era un preso político de verdad. Un respeto, porque no tiene nada que ver. Y que no toquen los cojones con esta reducción, yo no soy independentista pero tampoco soy fascista, que no vayan por ahí”.

No contento con ello, en otra ocasión el actor calificó de “impresentables” a lo líderes separatistas, “empezando por el señor Torra”. ¿El motivo? “No se puede proclamar una república como quién anuncia las fiestas de su pueblo”, sentenció.

Otro que tampoco ha querido eludir pronunciarse sobre el particular ha sido nuestro actor más internacional: Antonio Banderas. El año pasado, durante la promoción de su serie sobre Pablo Picasso, un reportero británico le preguntó qué postura habría adoptado el famoso pintor ante el proceso catalán. A lo que respondió: “Creo que Picasso se habría mantenido al lado de la ley, de la Constitución”.

Asimismo, tras recibir el Premio Nacional de Cinematografía en 2017, el actor malagueño opinó que “lo de Cataluña se ha convertido en un animal extraño, difícil de observar. A veces, parece una película de Berlanga”. Y en cuanto a un posible referendo de secesión en Cataluña, juzgó lo siguiente: “Votar, lógicamente, es uno de los grandes preceptos de la democracia, pero no es el único punto, hay otras cosas como el respeto al Estado de derecho; alguien podría plantear votaciones ridículas, como eliminar a los que no son de nuestra raza, y alguien lo llamaría democracia. Pero no”.

Por lo que se refiere a actores propiamente catalanes —condición que aún pone más en aprietos a quien se muestra crítico—, sobresale el caso de Rosa María Sardà, actriz que ha llevado su compromiso hasta el punto de rechazar la Creu de Sant Jordi por su desacuerdo con las políticas nacionalistas. Siendo así, a nadie extrañará que fuese una de las oradoras de la manifestación constitucionalista que Sociedad Civil Catalana celebró en marzo del año pasado. En su alocución, Sardà se declaró “harta del daño que están haciendo los independentistas a nuestra tierra” y señaló que los catalanes se merecían un Govern que pensara “en todos y no solo en los independentistas”.

Por su parte, el reputado actor Josep Maria Pou tampoco ha ocultado su rechazo al órdago que los separatistas lanzaron contra el Estado. “Me han hecho sentir que soy un mal catalán porque no estaba de acuerdo con cómo se estaba llevando el procés ni con muchas de las cosas que se han hecho en su nombre”, explicó Pou en una entrevista en El Mundo. “No quiere decir”, añadió, “que no esté de acuerdo con el afán de replantear algunas cosas de la relación con España, pues todos los pueblos tienen derecho a revisar sus relaciones, pero evidentemente no estoy de acuerdo con actuar fuera de la ley”.

Por último, y también dentro del orbe teatral, un actriz tan celebrada como Núria Espert denunció en un ya lejano 2014 que la separación de Cataluña del resto de España acarrearía “mucho dolor y que mucha gente tenga que marcharse”. Un par de años más tarde, abundó en el mismo sentido: “Vamos camino del desastre. Lo de la independencia me parece un pequeño brexit igual de catastrófico que el británico”.

El dramaturgo Pau Guix, autor de la colección de artículos El hijo de la africana, lamenta que sean tan pocos los actores españoles que han denunciado los desafueros cometidos por el separatismo en los últimos años. “Me resulta extraño que actores que han utilizado su voz pública, con mayor o menor fortuna, para denunciar determinadas injusticias, permanezcan callados ante una barbarie como el procés, que atenta contra derechos civiles, sociales y constitucionales”, razona Guix.

Según el autor catalán, dicho silencio puede explicarse por miedo o desconocimiento. “El miedo es comprensible en el caso de que seas catalán, porque los compañeros de profesión pueden pasar a ser compañeros de odio. Todos recordamos el caso de Boadella, una de las figuras más odiadas en Cataluña por haber denunciado el nacionalismo. Y es que en mi tierra la disidencia conlleva un alto precio: si no comulgas con el separatismo, tu destino natural es la muerte civil”.

Por Óscar Benítez


‘50 hazañas de TV3’ es el último libro de Sergio Fidalgo, en el que ofrece 50 ejemplos que demuestran las malas artes de una televisión pública que se ha convertido en una herramienta de propaganda en manos del secesionismo. Insultos al Rey, faltas de respeto a líderes constitucionalistas, manipulaciones informativas... Se puede comprar en este enlace de Amazon. Si lo quieres dedicado manda un correo a edicioneshildy@gmail.com y pregúntanos como pagar.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre Protección de Datos

  • Responsable: SERGIO FIDALGO.
  • Fin del tratamiento: Mantener una relación comercial y el envío de comunicaciones sobre nuestros productos y servicios.
  • Legitimación: El consentimiento del usuario.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Contacto: elcatalandigital.es@gmail.com.
  • Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en Política de Privacidad.