La intolerancia de los “tolerantes”

Imagen del aniversario aplazado gracias a los ‘tolerantes’

Desde la asociación Somatemps, venimos cuatro años luchando por restaurar la normalidad en Cataluña y frenar el supremacismo nacionalista y sus imposiciones. Nuestras armas han sido el debate cultural y perder el miedo a salir a la calle.

Se puede definir nuestra labor de “resistencia”, pues a nadie hemos querido imponer nada, sino de defender lo que creemos que es legítimamente justo: el derecho a ser catalanes en plenitud, esto es también españoles. A eso algunos lo llaman “ultraderecha”, “fascismo”, y no muchos más epítetos, pues la incultura es la media común de los que nos insultan y ya no conocen más insultos políticos.

Con motivo de estos cuatro años de trabajo duro pero fructífero, hemos preparado una jornada de celebración. Estaba dispuesta para este domingo, pero no podrá ser. Resulta que los amantes de las sonrisas, de la democracia, la tolerancia y las enormes bufandas amarillas tono vileda, no están dispuestos a tolerarlo.

Cuando ya teníamos comprometido y anunciado el lugar del acto, en la comarca del Bages, los separatistas presionaron al dueño -que nos consta es buena persona- para que no nos permitiera acudir. En deferencia al antiguo dueño de esa masía que no diremos el nombre, hombre digno y honrado y ya fallecido, decidimos no actuar legalmente contra la empresa.

Con el tiempo ya justo, pudimos acordar -oralmente- un segundo lugar para el acto, en otro lugar emblemático del Bages. A los dueños les explicamos la situación anterior y quiénes éramos, para que no pudiera dar lugar a dudas y confusiones. En todo momento fueron avisados de que los “tolerantes” intentarían imponer su intolerancia.

Y ellos aceptaron el riesgo. Nuevamente, esta vez con escasísimos días para tener margen de maniobra, los dueños del lugar fueron presionados por digitales subvencionados y separatistas de la comarca. Simplemente nos dejaron un mensaje de voz en contestador automático para anunciarnos que ese día no nos podían atender, negándose a responder a nuestras llamadas. Esta es la tolerancia de los intolerantes.

Nosotros estamos más que curtidos en estas lides y celebraremos nuestro aniversario en el Bages en cuanto podamos cerrarlo convenientemente. No nos preocupa lo más mínimo. Eso sí, nos duele ver a una sociedad embotada y languideciente; plegándose a la presión de unos pocos indocumentados. Los que de una u otra forma vivimos de cerca -aunque fuera por conocidos- el drama de la sociedad vasca en los años de hierro de ETA y su terror, sabemos que algo parecido se empieza a cernir sobre la sociedad catalana.

No nos quieren alarmar y los poderes públicos callan. Pero lo de los grupos antisistema son una réplica de los grupos de presión de Herri Batasuna que tenían ateridos a los vecinos de los pueblos vascos y la población catalana.

Las revoluciones de las sonrisas pueden acabar simplemente en revoluciones, y estas no suelen ser muy pacíficas. Y cuando un pequeño grupo es capaz de imponer el miedo y el terror, entonces se quitan la máscara de tolerantes y descubren su verdadero rostro: el de la tiranía. La proclamada democracia de la re-proclamada república catalana, ya huele a totalitarismo antes de haber nacido.

Y todos los que ahora se callan y bajan la cabeza ante sus voceros, algún día serán los primeros en ser esclavizados o devorados por lobos vestidos de carneros. La historia está repleta de casos donde aprender. Por eso nuestra lucha no es meramente contra el separatismo, sino contra la fuerza que se esconde detrás, esa que quiere realizar una revolución donde no quedará nada de Cataluña y su Tradición. Por eso, no nos doblegaremos ni hoy ni nunca. Porque no somos esclavos y sabemos qué significa la libertad.

Aunque nos acusen de todo, nosotros no somos lobos pero tampoco ovejas.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo