Unas elecciones decisivas, pero solo autonómicas

Que la proclamación de la secesión en el Parlament ha sido un fracaso total se demuestra con el último capítulo del sainete que Artur Mas comenzó en 2012 llamado “procés”. Que los más radicales dentro del entorno secesionista, la CUP, hayan votado en asamblea el participar en unas elecciones autonómicas, cuándo sus dirigentes aseguran por activa y por pasiva que Cataluña es una “república”, solo demuestra que el marco constitucional se impone poco a poco.

El 21 de diciembre serán unas elecciones autonómicas más. Con mucha tensión, pero con todos los partidos secesionistas participando y aceptando las reglas del juego de un país democrático, España. Habrá urnas de verdad, una Junta Electoral y un censo legítimo, sin trampas. La ficción en la que los dirigentes separatistas han sumergido a buena parte de la población catalana llegará a su fin si la ciudadanía vota en clave constitucionalista.

Nadie puede quedarse ese día en su casa, hay que llenar las urnas de votos por la convivencia.

Compartir