Takfiris

En el mundo islámico, existe un término para definir a aquellos musulmanes que niegan la condición de musulmanes a quienes no piensan como ellos: son los Takfiris. Takfiris son, por ejemplo, los terroristas de Estado Islámico que asesinan indiscriminadamente a hombres, mujeres y niños chiitas o sufíes los viernes a la salida del rezo en la puerta de sus mezquitas. O que secuestran y convierten en esclavas sexuales a las mujeres yazidíes después de matar a sus padres, hijos y hermanos, porque consideran que no son auténticos musulmanes, que son apóstatas, herejes o infieles (kafires), y que por ello no tienen derecho a la vida.

Por desgracia, en la izquierda catalana y española también se ha extendido una nueva variante de takfirismo, que es la de los sectarios que se creen muy de izquierdas porque defienden el derecho de los ricos a autodeterminarse frente a los más pobres y a liberarse de lo que, para ellos, parece representar la pesada losa de contribuir al desarrollo y la cohesión social en territorios menos ricos y privilegiados que los suyos. Sectarios que confunden la insolidaridad con la democracia, la unidad de las clases trabajadoras con el españolismo franquista, o a presuntos golpistas prevaricadores con auténticos presos de conciencia. Y sectarios que se atreven a acusar de no ser de izquierdas, de ser herejes, kafires y traidores, a personas que han dedicado toda su vida a luchar por la libertad, la justicia y la democracia, como el camarada Paco Frutos.

Los takfiris causan mucho daño. Pero no lo causan tan sólo a las víctimas de sus ataques, a los “infieles” a los que niegan el agua y la sal por el hecho de tener ideas propias y proclamarlas. También lo causan –y me atrevería a decir que sobre todo– al cuerpo social al que dicen o creen defender. Los takfiris de Al Qaeda o de Estado Islámico causan un enorme daño –un daño, realmente, incuantificable– a todos los musulmanes del mundo, que por su culpa pasan a ser vistos globalmente como fanáticos, salvajes y terroristas. Y por ello, la principal consecuencia del takfirismo islámico ha sido el crecimiento de la islamofobia –y con ella, del populismo xenófobo de ultraderecha– entre la opinión pública de Europa o de América del Norte.

De igual modo, el takfirismo de la izquierda en España y en Cataluña está perjudicando, principalmente, a la credibilidad y a las expectativas de crecimiento de la propia izquierda, y por lo tanto a los intereses de las clases trabajadoras, en un momento de aumento mundial de la desigualdad y de retroceso en los derechos sociales. El estancamiento a la baja de las expectativas de Catalunya en Comú, la caída en picado de Podemos en las encuestas, o el cada vez mayor arraigo de opciones de derechas como Ciudadanos en el Cinturón Industrial de Barcelona y Tarragona –el famoso Cinturón Rojo del tardofranquismo, que está amarilleando a pasos agigantados y amenaza con convertirse en una especie de Cinturón Naranja– se explican, principalmente, por esa causa: por el extrañamiento cada vez mayor de la base popular de la izquierda ante unas propuestas políticas miopes y obtusas, que supeditan la unidad de las clases trabajadoras y la solidaridad entre territorios a los desvaríos victimistas e insolidarios de un nacionalismo burgués cada vez más radicalizado.

Por eso, frente a los takfiris que parecen dispuestos a sacrificar a la propia izquierda en el altar del secesionismo más cínico e insolidario, yo también me declaro un kafir, un hereje, un infiel. Igual que el camarada Frutos. Aunque ello signifique oponerme a los dogmas, eslóganes o mantras defendidos machacona y acríticamente por las direcciones de Podemos o de Izquierda Unida.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo