40 libros por una Barcelona plural: ‘El oficio más hermoso del mundo’, de José Martí Gómez

‘El oficio más hermoso del mundo’ (Ed. Clave Intelectual), del maestro José Martí Gómez, no es solo la visión de un periodista sobre su profesión, sino también cómo uno de los referentes de la prensa barcelonesa ha vivido una época que marcó el mundo de la comunicación en nuestra ciudad.

En esta obra Martí Gómez repasa sus vivencias y analiza un buen número de personajes que han sido decisivos en las últimas décadas de la historia de Barcelona, Cataluña y España, como Jordi Pujol, Adolfo Suárez, Felipe González, Santiago Carrillo, Carmen Díez de Rivera, Fraga Iribarne, Josep Tarradellas, Enrique Tierno Galván, Joaquín Garrigues, Ernest Lluch, Juan Marsé, Manuel Vázquez Montalbán, Teresa Pàmies o Jorge Semprún, por citar solo algunos.

Y es que Martí Gómez ha sido uno de los comunicadores de referencia en España, y desde las páginas de un buen número de medios, como Por Favor, El Correo Catalán o La Vanguardia, ha sido un testigo privilegiado de los cambios que han sufrido varias generaciones de ciudadanos. De ahí el interés que tiene el conocer sus anotaciones sobre todos estos personajes.

El comienzo del libro es eléctrico y describe una profesión que se ha transformado, porque los periodistas, a nivel general, nos hemos ‘funcionarizado’ bastante y hemos pasado de perseguir la noticia a perseguir la declaración del político de turno. El periodismo de declaraciones es uno de los males de la comunicación del nuevo siglo, en el que un mensaje en twitter a menudo provoca más debate en la sociedad que una sesión en el Parlamento.

Martí Gómez ha vivido la transición entre aquellas viejas redacciones llenas de humo y máquinas de escribir, en las que los vasos de whisky y otros licores eran fundamentales en la sociabilidad y en la creatividad de los redactores, a los asépticos habitáculos en los que los periodistas van generando líneas y líneas de texto para la edición en bucle de los digitales.

De “pisar calle” para llenar una columna a meter media docena de piezas en cuatro horas. La inmediatez de la prensa digital ha dejado atrás buena parte de un periodismo de raza que llenó las calles de Barcelona de comunicadores a la búsqueda de una noticia. Este libro glosa esa visión romántica del periodismo que se ha ido perdiendo ante la transformación del redactor en un mero productor de textos, como si fuera un churrero.

Una de las áreas periodísticas en las que destacó el autor de esa magnífica obra fueron los sucesos, y se puede afirmar sin exagerar que es uno de los grandes conocedores de la ‘otra’ Barcelona, la que sobrevive en los límites de la ley. Este comunicador ha pasado muchas horas con todo tipo de delincuentes: carteristas, prostitutas, chulos y camellos. Y, por supuesto, con los agentes de la ley, desde los agentes que patrullan por las calles más siniestras, hasta los poderosos comisarios.

Martí Gómez reconoce que los sucesos le atraen, por lo de humano que tiene el informar sobre las debilidades de cada uno de nosotros. Desde los celos, pasando por la pasión, la codicia, el odio, la locura o el fanatismo. Y en una Barcelona tan gris como la de los últimos años del franquismo y los primeros años de la Transición hubo mucho material que este periodista supo tratar con oficio, mucho oficio.

Aquella ‘La Vanguardia’ de la calle Pelayo, o ‘El Periódico’ de la calle Urgel han dado paso a unas redacciones modernas con periodistas a la última. De esa evolución, y de un buen número de anécdotas personales se nutre una obra imprescindible para conocer la prensa de nuestra ciudad.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo