El romance de Luis Wilson Puigdemont

El romance de Luis Wilson Puigdemont o cómo los culebrones los inventaron los separatistas

-Luis Wilson, no me dejes, no solo tienes mi amolllllllllll y mi corasonnnnnnnnnnnn… hay más, mucho más…

-Dime Elvirita de los Remedios, dime porque no debería dejarte si te vi en el ranchito de Nelson Fernandes besando a ese malandrín. Aquí tienes las fotos que el intendente Pancho te hizo. No quiero verte nunca más, mala mujeeeeeeeeeé.

-Luis Alfredo, no puedes dejarme, estoy embarasada de ti… Nelson Fernandes no es mi amante, es mi hermanooooooooooooouuuuuuu, nasido del amor prohibido de mi mamá con el lisensiado Bolívar.

-Elvirita, siento mi desconfiansa, nuestro amor vuelve a renaser… Ven a mis brazos y vamos a selebrar una boda por todo lo alto. Mañana hablamos con el padresito Milagro.

Este guión infame que podría haber sido representado por actores latinoamericanos en algún culebrón low cost.

Amores desatados, pasiones salvajes, lucha sin cuartel, astucias diversas, y al final, un giro inesperado y lamentable que intenta evitar el desastre escrito por un guionista empapado de whisky de tres euros la garrafa de ocho litros.

Vamos, que la mayoría de guionistas de culebrón podrían perfectamente militar en Junts pel Sí y escribirle la hoja de ruta a Carles Puigdemont.

Cuando la épica estaba preparada para que el presidente de la Generalitat asombrara al mundo, nos ha salido con un final que no es un final, que da pie a rodar quinientos ochenta y siete capítulos más.

Una DUI que no es una DUI. ¿Para eso he visto novecientos setenta y siete entregas del culebrón ‘El procés y la madre que lo parió’, para que el día que me anuncian el final definitivo en el que todas las tramas quedan resueltas me salgan con estas? ¿Con un final abierto para que me tenga que ver otro porrón de entregas?

Me bajo y me voy a dedicar al macramé y al punto de cruz. Ya está bien de tomaduras de pelo…

Solo espero que el Gobierno de España decida que ese culebrón ya no se emite más y tome las medidas adecuadas.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here