Queremos saber. ¡No mintáis más!

A la tremenda desgracia de los asesinados por los terroristas islamistas radicales en Cambrils y Barcelona hace unos días, los catalanes de bien añadimos la indignación que nos causa cada día las intervenciones de miembros de la Generalitat que hacen de la mentira y de la manipulación la cotidianeidad de gestión y gobernanza. Muchos sabemos estar en manos de ruines y rufianes, pero cada día comprobamos que aún lo son más de lo que pensábamos. No los merecemos por miserables y obviamente no merecen dirigir esta comunidad.

Xavi, Francisco, Pepita, Pau, Silvina, Julián, Carmen, Elke, Bruno, Luca, Jared, Ana María, y la abuela de 74 años y nieta de 20 anónimas (por deseo de la familia), no escucharán sus explicaciones, no leerán las noticias que los desenmascaran, no sentirán rabia por su insensibilidad al ni siquiera nombrarlos en la manifestación de duelo, no pueden, no respiran, están muertos, los asesinaron.

Y olvidados por sus gobernantes. No son lo sustantivo. Lo es la bandera estrellada de unos esgrimida como amenaza a los otros, la obcecación en odiar. Lo es la añagaza de la independencia que esconde corrupción y adquiere categoría de Golpe de Estado, como vómito final de la frustración por su propia incapacidad de un gesto de grandeza, de solidaridad autentica, de normalidad.

Jamás me permitiré pensar que el atentado se produjo por culpa de alguien más que por los asesinos que los cometieron, no miraré con desconfianza a los cientos de policías que se movilizaron y actuaron en la capacidad de su maestría y en la posibilidad de sus medios y mandos. Sería ponerse al nivel de estos personajes que salen a explicarnos cosas, consiguiendo que cada vez nos preocupemos más, justamente lo contrario de lo que dicen buscar.

Hace unos días el “conseller” de interior Forn y el Mayor de los Mossos Trapero han salido a degüello contra un medio que lleva días hablando de avisos anteriores y en su torpe intervención han usado como defensa que el medio, ‘El Periódico’, ha rectificado y si no fuera por la gravedad, usando un hilarante argumento: “Dijeron que aviso la CIA y no es así, fue otra plataforma” (curiosamente donde participa la CIA). Es decir que después de negarlo ahora lo aceptan, pero disimulando con la fuente. En este momento es un clamor ya internacional en medios de información de todo el mundo.

Nos han mentido reiteradamente. Lo han hecho el presidente Puigdemont, lo ha hecho el vicepresidente Junqueras, en su asistencia como bolardo anti-verdad silente, en la rueda de prensa. Ha mentido la alcaldesa Inmaculada Colau ya que la policía local lo sabía (posiblemente le interesaba más el desmontar algunas unidades “estratégicas en investigación” de la Guardia Urbana como cualquiera que tenga contacto con ellos sabe así como sus preocupaciones crecientes por estas actuaciones de desmantelamiento). Aún mucha gente parece desconocer que las policías locales de las grandes urbes tienen otras funciones, delicadas y complejas, más allá del tráfico y de incidentes menores.

Sería bueno, ya que estamos, se confirmasen incidentes que te explican en conversaciones privadas, como los cinco atentados, en tiempos cercanos, con arma blanca contra Mossos y Policía Local que no han transcendido a la opinión pública. Y que con la posibilidad de un atentado en lugar publico también se había avisado de este tipo de agresiones a policías. Sería bueno y necesario se hiciera una investigación independiente y seria sobre lo que ha ocurrido tanto con los temas estrictamente policiales como de las investigaciones relacionadas antes y después. Y repito sin ánimo de desacreditar ni culpabilizar a los policías, solo para saber. Para saber y acabar con los engaños y las preocupaciones.

Estamos adormecidos, estos personajes ya nombrados con la impagable colaboración de descerebrados como los enmascarados de Arran y CUP que protagonizaron esas “valientes y revolucionarias acciones” pinchando las ruedas del bus turístico. ¿Que se dijo? Nada, una tontería, Ayuntamiento y gobierno de la comunidad de acuerdo, una gamberrada. ¿Alguien se ha preocupado en pensar lo que debieron sentir los turistas durante el incidente protagonizado por personas encapuchas y vociferantes? Regocijo y diversión bien seguro que no.

¿Y de la ciudadanía y los políticos que no se ha preguntado, -en nombre de los derechos civiles-, porque no se detuvo a ninguno de los terroristas muertos a tiros, qué pensar? “Cazado”, “Abatido” rezaban los titulares y Trapero contento.

Ellos nos mienten, nos tratan como a súbditos estúpidos dispuestos a creernos todo. Lo hacen en la convicción de que se saldrán con la suya, de que somos una comunidad de mansos y que nos tienen dominados y sí muchos lo estamos por miedo, por no perder trabajos, contratos, o ser señalado por los intransigentes que solo si callas o asientes, piensas bien.

Como después del 11M en Madrid (también olvidado en las referencias por nuestras miserables autoridades que si mencionaron un sinfín en otros países), cuando la gente en Madrid se rebeló ante las mentiras de los gobernantes a uno le gustaría que fuéramos muchos miles a decirles a la cara que son miserables y que su gobierno a base de mentiras ya no les sirve para silenciarnos.


Puedes colaborar con elCatalán.es para que siga con su labor de defender la Cataluña real, la Cataluña que quiere formar parte de una España democrática, participando en la campaña de crowdfunding, aquí tienes los detalles. O comprando el libro ‘La Cataluña que queremos’. Aquí, más información.

 

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo