Profeta en Granada

Quienes estamos implicados en el movimiento cívico no nacionalista conocemos bien la magnífica labor de José Domingo en la Asociación por la Tolerancia, donde promovió la revista, el premio y el ciclo de cine del mismo nombre; en el Parlament, donde fue azote de las tan cansinas falacias nacionalistas; en Impulso Ciudadano, donde destacan sus constantes denuncias de las aberrantes políticas lingüísticas de la Generalitat; en la Asamblea por una Escuela Bilingüe, donde defiende con ahínco los derechos de las familias que, pese a las presiones que implica, reclaman enseñanza en español para sus hijos; en Societat Civil Catalana, donde puso en pie todo el entramado de agrupaciones territoriales, coordinó la exitosa batalla legal contra las esteladas en espacios públicos, organizó multitud de actos y movilizaciones en la calle cuando era realmente complicado que la gente se sumase…

Toda esta enorme actividad, desarrollada siempre tan a contracorriente, ha recibido, ¡al fin!, en Granada, un más que merecido reconocimiento público, en un acto muy emotivo en el que se proyectaron gran cantidad de testimonios de personas que hemos trabajado con él en diferentes entidades constitucionalistas a lo largo de más de dos décadas. ¡Todo un síntoma del respeto y afecto que genera en su entorno!

Pero lo más significativo de este galardón es que el Foro para la Concordia Civil ha tenido el gran acierto de premiar a la que persona que, a mi jucio, mejor encarna las cualidades idóneas para combatir con opcines de éxito el sinsentido nacionalista que padecemos desde hace demasiado tiempo en Cataluña. José Domingo es un hombre íntegro, de fuertes convicciones y particularmente leal a los principios constitucionales, conocedor como nadie del entramado nacionalista y de la vida política en general, un trabajador incansable y entusiasta y un claro defensor del diálogo, con correligionarios y adversarios, por grandes que sean las discrepancias. Una gran suerte, en definitiva, para quienes estamos a su lado y para el constitucionalismo catalán en general.

Por Isabel Fernández Alonso

 

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo