El ‘prestigio’ de los Mossos

La discutible actuación de los Mossos d’Esquadra en las concentraciones masivas tras las detenciones de altos cargos de la Generalitat, en no hacer lo posible para impedir la consulta del 1 de octubre y el día de la huelga general comienza a pasarle factura institucional.

El TSJC ha demostrado que no confía en su lealtad, y ante la posible proclamación de una DUI, han confiado el mando de la seguridad del edificio que aloja a este alto Tribunal a la Policía Nacional, cuyos agentes compartirán con los Mossos la vigilancia y la custodia de sus dependencias.

A los Mossos le ha costado años ganarse el respeto de las instituciones del Estado y de la mayoría de la ciudadanía. Y en unas semanas, gracias a la acción del consejero Forn y el ‘major’ Trapero están dilapidando esta confianza. Las injerencias partidistas en una materia tan sensible como la seguridad ciudadana acaban pasando factura.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here