Mariano Gomà y Xavier Marín (Societat Civil Catalana) incitan a la participación el 21 de diciembre

Societat Civil Catalana ha organizado un acto en L’Hospitalet al que han asistido un centenar de personas, y que ha sido moderado por Miriam Pérez Rojano, colaboradora de esta entidad constitucionalista. En la fila cero había dos regidores de esta ciudad, José María García Mompel (PSC) y Sonia Esplugues (PP).

El primer ponente en intervenir fue el ex presidente de la entidad, Mariano Gomà, que aseguró que “el gran éxito de las dos manifestaciones que organizó SCC y que convocaron cada una a un millón de personas ha cambiado el rumbo de la historia de Cataluña, la ciudadanía ha perdido el pudor y ha hecho oír su voz. Los partidos secesionistas han podido comprobar que no tienen la mayoría social”.

“Las manifestaciones han servido también para despertar al resto de la sociedad española, porque se han dado cuenta que se están jugando el país, y los ciudadano han dicho ‘basta’ y han dicho que no van a permitir que unos iluminados rompan una cultura milenaria”. Gomà también ha incitado a la participación en los comicios del 21D: “La gente se ha de movilizar para votar, Societat Civil Catalana no es un partido político, somos una entidad transversal, y no va pedir el sufragio para ninguna formación, pero si va a trabajar para que se constituya una mayoría constitucionalista en el Parlament, porque nos jugamos el país”.

Xavier Marín, vocal de Societat Civil Catalana, fue el segundo ponente, e hizo autocrítica sobre el papel del constitucionalismo en los últimos meses y como se ha llegado a la aprobación de la DUI en el Parlament. También defendió que el secesionismo no es una ideología que integre y que pueda servir para el progreso de la sociedad catalana. Tildó de “irresponsables” al gobierno de Junts pel Sí por haber roto la “convivencia” entre los catalanes y por haber perjudicado gravemente a la economía.

También defendió que el secesionismo, tanto el vasco como el catalán, ejerce cierto “supremacismo cultural” hacia el resto de comunidades autónomas y criticó la falta de espíritu “altruista y solidario” de las “burguesías” de Cataluña y País Vasco desde la instauración de la democracia hacia el resto de españoles. Y también hizo un llamamiento a la participación el 21 de diciembre y defendió la igualdad entre todos los españoles a la hora de recibir servicios y prestaciones sociales.