Explicando a un alemán por qué me llaman facha

Mientras en el Parlament de Catalunya se perpetraba un Golpe de Estado, mientras unos exaltados violaban todos los procedimientos que permiten que una ley sea aprobada después de haber sido debatida delante de la opinión pública, mientras en la cámara legislativa autonómica catalana una supuesta mayoría (en escaños, pero no en votos) pretendía y consiguió convertir tan honorable institución en una República Bananera, tuve la suerte de estar cenando, entre otras personas, con unos periodistas alemanes.

Conscientes del momento en el que habían venido a recaer por estos lares, estuvimos hablando sobre la idiosincrasia catalana y española. Pero, hacia el final de la comida, se me ocurrió intentar explicarles que a los que no estamos a favor de violar la legalidad, de que a los que seguimos creyendo que la democracia requiere de procedimientos y de que, sin esos procedimientos que protegen a los partidos en la oposición, el sistema se convierte en una dictadura de la “mayoría” (aunque ya sabemos que aquí ni siquiera son mayoría; demos gracias a d’Hont y a su repartición de escaños), a todos nosotros, los independentistas nos llaman “fachas” (conocido diminutivo de “fascistas”).

“Da igual que seas de derechas o de izquierdas, que hayas corrido delante de los ‘Grises’ en la época franquista o que te importen tres cominos Mussolini, Franco, Hitler o quien quiera que los siguiera”, espeté, “si estás en contra de la independencia en Cataluña eres un fascista”.

Los dos pobres periodistas que estaban escuchando mi perorata, en un principio, pensaron que no me habían entendido bien, pero al darse cuenta de que lo que creían oír era cierto, no daban crédito. Los dos pobres berlineses, recién llegados en misión especial para hacer un reportaje en Barcelona, no comprendían cómo alguien puede ser denominado como “fascista” por el simple hecho de tener unas ideas políticas que distan mucho del verdadero fascismo.

Los comensales intentamos explicarles que “facha” era una especie de insulto que utilizan los independentistas, pero aún así no llegaban a comprender. En la mente de un alemán, que ha vivido lo que verdaderamente implica el fascismo en su estado puro, es imposible de comprender que alguien sea denominado como tal tan banalmente.

Finalmente, ya hastiados, les dijimos que, como al día siguiente estarían con los independentistas, que mejor les preguntaran a ellos. Si tanto lo utilizan, quizá ellos sepan por qué.

O quizás no. Es lo que tienen las ideologías totalitarias, que identifican a un enemigo y lo machacan y ridiculizan despectivamente con un adjetivo que a lo mejor ni se acerca a describir a ese colectivo. En la Alemania nazi eran los “perros” judíos, en la URSS los “contrarrevolucionarios” y en Cataluña somos los “fachas”.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre Protección de Datos

  • Responsable: SERGIO FIDALGO.
  • Fin del tratamiento: Mantener una relación comercial y el envío de comunicaciones sobre nuestros productos y servicios.
  • Legitimación: El consentimiento del usuario.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Contacto: elcatalandigital.es@gmail.com.
  • Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en Política de Privacidad.