El cupo vasco sí es un privilegio. Un análisis tributario de José María Tovillas

De acuerdo con la primera acepción del término contenida en el Diccionario de la RAE “privilegio” es “ventaja exclusiva o especial que goza alguien por concesión de un superior o por determinada circunstancia propia”. Partiendo de esta definición puede afirmarse que los sistemas de financiación foral de Concierto y de Convenio aplicables a los territorios de Vizcaya, Guipúzcoa, Álava y Navarra constituyen auténticos privilegios respecto del sistema de financiación autonómica común.

Tal y como está estructurado en la actualidad, el Concierto Económico con el País Vasco atribuye a las Diputaciones Forales el derecho a la regulación, gestión, recaudación e inspección de la mayoría de tributos del sistema y supone una ventaja exclusiva desde el punto de vista del ingreso y del gasto.

Desde la perspectiva de la entrada de ingresos, las Diputaciones Forales, además de diseñar su sistema tributario con absoluta discrecionalidad, disfrutan de la recaudación directa e inmediata de las figuras impositivas a excepción de las cuotas derivadas de los derechos arancelarios y de las importaciones sujetas a gravamen por los Impuestos Especiales y el Impuesto sobre el Valor Añadido. Los pagos de los contribuyentes se dirigen directamente a las cuentas de las Diputaciones Forales sin necesidad de pasar por las cuentas del Estado  y volver en forma de anticipos mensuales.

Por lo que respecta a los gastos, como es conocido, el País Vasco entrega al Estado un cupo global integrado por los correspondientes a cada uno de los territorios de Álava, Vizcaya y Guipúzcoa. El cupo global compensa todas las cargas del Estado que no asume la Comunidad Autónoma del País Vasco. Concretamente, el importe del cupo total equivale a la participación del País Vasco en el Fondo de Compensación Interterritorial, a las transferencias o subvenciones que haga el Estado a favor de entes públicos y al pago de intereses y amortización de las deudas del Estado. Finalmente, las inversiones que se realicen en el País Vasco no tienen porqué ser financiadas exclusivamente por las Diputaciones Forales ya que está expresamente previsto la posibilidad de que, por interés general, estas inversiones sean parcial o totalmente financiadas por el Estado.

¿Qué se ha dicho para defender el sistema de Concierto?

  • Se ha justificado la existencia del Concierto con el País Vasco calificándolo como forma de nexo de unión histórico entre España y el País Vasco y que, por ello, no es un privilegio. Admitiendo que no se trate de un privilegio lo cierto es que este sistema únicamente se aplica respecto del País Vasco y Navarra, es decir, a una pequeña parte del territorio y de la población española.  El hecho de que se trate de la fórmula de relación económica entre unos determinados territorios y el Estado central no implica que el modelo adoptado dentro de esta fórmula sea el más justo ni el más evolucionado. Siendo los elementos básicos del sistema de Concierto atribuir la recaudación tributaria a las Diputaciones provinciales y la contribución de las mismas a las cargas generadas por las mismas al Estado a través del cupo, se respetaría el sistema de Concierto estableciendo una misma regulación de las principales figuras tributarias en todo el Estado que sería recaudada por las Diputaciones provinciales. A esta medida se le habría de añadir, especialmente, la ampliación del ámbito cuantitativo del cupo.  En la actualidad en una sola cifra se incluye el importe con el que han de colaborar las Diputaciones Forales tanto en la prestación de servicios regalianos (justicia, policía interior, ejército, relaciones exteriores) sino también las actividades de fomento (inversiones en infraestructuras) y, en especial, los servicios sociales (sanidad, educación, pensiones, servicios sociales) ya sea mediante un gasto estatal o mediante un gasto autonómico de régimen común. Las obligaciones actuales de transparencia pública y rendición de cuenta exigirían que el cupo se desglosara indicando el destino de cada parte a servicios generales, fomento, gastos sociales y servicio de la Deuda pública estatal.  Finalmente, ha de destacarse que, a efectos de calcular el cupo, se disminuye el importe final teniendo en cuenta la parte proporcional que corresponde a cada Diputación foral del déficit público estatal, de los tributos no concertados y de los ingresos públicos no tributarios como los ingresos patrimoniales.
  • También se ha afirmado recientemente por los defensores del cupo que no es cierto que los impuestos sean más bajos en el País Vasco que en el resto de España. Por el contrario, se puede afirmar con total claridad que los impuestos son más bajos en el País Vasco que en el resto de España.

Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas:

En el caso del IRPF se hace difícil efectuar la comparación ya que existen numerosos parámetros de cálculo y existen diferencias en numerosos elementos de cálculo del gravamen entre el sistema foral y el sistema común y dentro del sistema común entre las diversas Comunidades Autónomas.

Uno de los argumentos que se han dado para defender la mayor tributación en los territorios forales es el de la tarifa. En el caso de la tarifa foral vasca el tipo marginal máximo es del 49% cuando la base liquidable general supera los 179.460 euros y en el caso de las rentas del ahorro los tipos van del 20 al 25% a partir de 30.000 euros. Si bien es cierto que en ninguna de las Comunidades Autónomas de régimen común se supera el tipo marginal máximo del 48% no es menos cierto que en Comunidades como Andalucía el importe a partir del cual se aplica este tipo marginal es de 120.000 euros. A efectos de comparación en Cataluña el tipo marginal máximo que se aplica sumando la tarifa estatal y la tarifa autonómica es del 48% a partir de 175.000 euros y los tipos del ahorro van del 19 al 23%.

Por otro lado, existen medidas fiscales que favorecen a los contribuyentes de los Territorios forales: la deducción por mínimo exento personal es de 1.389 euros (en Cataluña es de 1.193,25 euros); la exención de 1.500 euros por dividendos inexistente a nivel común; la deducción por gastos del trabajo es de 3.000 euros y  no de 2.000 euros como sucede en el territorio común; las rentas derivadas del arrendamiento de viviendas se incluyen en la renta del ahorro y no en la renta general; la no imputación de rentas por la titularidad de una segunda residencia; o las mayores reducciones por aplicación de la tributación conjunta respecto de las aplicables en el sistema común.

Impuesto sobre el Patrimonio:

Desde el País Vasco se reivindica la exigencia del Impuesto sobre el Patrimonio a sus ciudadanos que no se exige en otras Comunidades Autónomas. En realidad, desde 2012 esta figura tributaria se exige en todas las Comunidades Autónomas de régimen común a excepción de Madrid.

La comparación de la regulación permite apreciar una menor tributación en el País Vasco:

– Mínimo exento de 400.000 euros por la vivienda habitual en Vizcaya y en Álava (300.000 euros en territorio común y en Guipúzcoa).

– Mínimo exento de 800.000 euros en Vizcaya y en Álava (ninguna Comunidad de régimen común ha establecido una reducción general que alcance este nivel).

– Tipo marginal máximo del 2% cuando la base liquidable supera los 12.800.000 euros en Vizcaya, 1,5% a partir de 6.300.000 euros en Guipúzcoa y 2,5% a partir de 12.600.000 euros en Álava (no hay ninguna Comunidad Autónoma de régimen común que tenga un tipo impositivo marginal máximo inferior existiendo Comunidades con tipos máximos que superan el 3% como Andalucía, Valencia, Baleares, Galicia o Extremadura).

Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones:

Como consecuencia de la reforma operada por las Diputaciones Forales en el año 2015 el régimen fiscal aplicable a las sucesiones se ha endurecido ligeramente respecto del régimen anteriormente vigente aunque sigue tratándose de un régimen fiscal muy atractivo:

– No existe la presunción de existencia de ajuar doméstico valorado en el 3 por ciento del valor del caudal relicto.

– Las transmisiones mortis causa al cónyuge, descendientes o ascendientes da lugar a una reducción por parentesco de 400.000 euros para cada causahabiente (reducción por parentesco más elevada que la existente en cualquier Comunidad Autónoma de régimen común).

– Además, esta reducción es compatible con la reducción de hasta 400.000 euros por obtención de rentas provenientes de seguros de vida en los que el causante sea el tomador (no existe una reducción tan elevada por el cobro de seguros de vida en ninguna Comunidad Autónoma de régimen común).

– Finalmente, se aplica a la base liquidable un tipo único del 1,5% sin coeficientes multiplicadores por razón de parentesco.

A título de ejemplo, si la herencia es de 400.000 euros, el hijo no pagará nada en el País Vasco. En Cataluña se pagarían 1.900 euros, en Andalucía 31.640,85 euros o en Madrid 707,21 euros.

Cuando la herencia es de 700.000 euros, la deuda del hijo en el País Vasco es de 4.500 euros. En Cataluña se pagan 10.353 euros, en Andalucía 171.226,90 euros y en Madrid corresponde pagar 1.654,46 euros.

Si un hijo hereda bienes valorados por 1.000.000 de euros en un Territorio Histórico paga 9.000 euros de impuesto. A esta base imponible le corresponde en Cataluña pagar 28.490 euros, en Andalucía 275.335,09 euros y en Madrid 2.625,66 euros.

En el caso de las donaciones también se aplica el tipo único del 1,5% que da lugar a una fiscalidad solamente menor en Madrid.

Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Determinados:

En estos gravámenes que afectan a negocios jurídicos muy frecuentes en la vida jurídica de las familias (ej. compra de un piso de segunda mano, constitución de un derecho real de hipoteca) la fiscalidad es notablemente inferior en el País Vasco respecto del territorio común. En cualquier caso, la decisión de incrementar la fiscalidad sobre estos impuestos en las Comunidades Autónomas de régimen común lo ha sido por ellas en ejercicio de su capacidad tributaria según sus opciones políticas.

La menor fiscalidad se puede apreciar en los siguientes aspectos:

– En la modalidad de transmisiones patrimoniales onerosas el tipo general aplicable a la transmisión de bienes inmuebles o constitución de derechos reales sobre bienes inmuebles es el 7%. Junto a este tipo general existen tipos reducidos para la adquisición de vivienda habitual que es el 4% que puede llegar al 2,5% si se cumplen determinados requisitos. Los tipos generales aplicables en las diversas Comunidades de régimen común son más elevados alcanzado el 10-11% (en Cataluña e Islas Baleares alcanzan el 11%).

– En el caso de la transmisión de bienes muebles o semovientes el tipo aplicable es el 4%. En los últimos años las Comunidades Autónomas de régimen común han incrementado el tipo en el caso de estas transmisiones llegando al 8% en general en Galicia y en otras Comunidades Autónomas respecto de la adquisición de determinados bienes (5% en Cataluña).

– El tipo aplicable en la modalidad de actos jurídicos documentados es del 0,5% y no existe ningún tipo específico para los supuestos de renuncia a la exención de IVA. En la mayoría de Comunidades Autónomas el tipo general aplicable a la modalidad de actos jurídicos documentados es del 1,5% (tres veces más que en el País Vasco). Además, en la generalidad de los casos este tipo general se acompaña de un tipo superior en los supuestos de renuncia a la exención del IVA que suele ser del 2-2,5%.

  • Finalmente, corresponde analizar la cuantía del cupo a satisfacer al Estado que aparece previsto en los presupuestos generales de las Diputaciones forales.

Álava

Año 2016 2017 2018
Presupuesto total 2.282.466.770 2.335.371.433 2.463.033.347
Cupo al Estado español 148.745.430 149.381.100 186.351.192
Porcentaje sobre el gasto total 6,52% 6,40% 7,57%

 

Guipúzcoa

Año 2015 2016 2017 2018
Presupuesto total 4.333.204.616 4.533.982.388 4.559.115.775 4.868.600.708
Cupo al Estado español 266.708.206 247.532.323 246.856.826 316.176.639
Porcentaje sobre el gasto total 6,15% 5,46% 5,41% 6,49%

 

Vizcaya

Año 2015 2016 2017 2018
Presupuesto total 7.252.276.013 7.437.777.568 7.394.679.473 7.813.207.277
Cupo al Estado español 408.096.662 380.079.953 380.230.064 479.837.822
Porcentaje sobre el gasto total 5,63% 5,11% 5,14% 6,14%

 

Los datos presupuestarios confirman que las cantidades destinadas al pago del cupo por parte de las Diputaciones forales suponen una parte muy reducida de los gastos públicos de las mismas. En Vizcaya y Guipúzcoa no superan el 6,50% del gasto total anual en el período 2015 a 2018, por ejemplo.

Se ha previsto una subida del cupo en todas las Diputaciones forales para el año 2018 aunque el porcentaje máximo de aportación será el de Álava que no superará el 7,60%.

Desde el punto de vista de estos territorios, ello supone una correlación prácticamente total entre la Administración pública que exige y percibe el ingreso y la Administración pública que administra y decide las políticas de gastos con los recursos obtenidos de la ciudadanía. Ello favorece la legitimidad política y social de la exigencia tributaria y permite dedicar más recursos a las diferentes clases de gastos públicos.

Desde el punto de vista de los habitantes del resto de Comunidades considero que se produce una discriminación ya que no pueden beneficiarse del nivel de gasto público en un sistema que atribuye menos derechos a la inmensa mayoría de Comunidades. El fundamento de esta diferencia de tratamiento se ha justificado en base a razones históricas que en el momento actual no son justificables con la consiguiente vulneración de los principios básicos de justicia e igualdad configuradores de nuestro país como Estado Social y Democrático de Derecho.