Un tridente contra el pensamiento único

La entidad cultural CLAC ha convertido a tres personajes de la cultura y el periodismo catalán en la punta de lanza de las críticas contra el pensamiento único separatista. Los periodistas Ramón de España y Pablo Planas y el dramaturgo Pau Guix escenifican unos ‘happenings’ en los que los abusos secesionistas son analizados para descubrir sus contradicciones y así poder mostrar los aspectos más ridículos de sus argumentaciones.

Con el humor como eje, Planas y De España protagonizan unos diálogos en los que Carles Puigdemont pasa a ser ‘Cocomocho’ y Artur Más el ‘Astut’. Pau Guix ejerce de maestro de ceremonias, y se caracteriza como camarero del ‘Bar de CLAC’, que es el título que engloba estas disertaciones sobre la política y la sociedad catalana. Los dos periodistas, que realizan una labor muy similar desde el digital Crónica Global, van respondiendo a las cuestiones que Guix plantea.

Una de sus actuaciones más recordadas fue cuando hicieron una lectura comentada de la Constitución española (“Esto no es una constitución”) y comentaron los diversos artículos de su cuerpo normativo en relación con la actualidad política catalana. El proceso secesionista fue el protagonista de “Procesus interruptus” y las sucesivas marchas organizadas por la ANC y Òmnium Cultural con motivo del 11 de septiembre fueron diseccionadas en “La Diada de la marmota”.

El activismo cultural de Pau Guix combina a la perfección con el sarcasmo de Ramón de España y la retranca de Pablo Planas. Como perfectos conocedores de los entresijos del poder secesionista explican, con la sátira como arma, las claves de la mentalidad nacionalista. Puede parecer un triste consuelo el reírse de los que detentan el poder casi absoluto en Cataluña. Pero para que la mayoría de la ciudadanía se ría del Emperador desnudo alguien tiene que ser el primero en alzar la voz. Y el tridente mágico del Bar de CLAC realiza esta función higiénica en una sociedad hundida en un lodazal.