La inmersión en Cataluña arrastra a los castellanoparlantes al fracaso escolar

Los alumnos castellanoparlantes fracasan el doble que los catalanoparlantes en las escuelas de Cataluña. El 20,3% de los alumnos castellanoparlantes no supera el nivel mínimo de competencias básicas, más del doble que el 10,1% de los catalanoparlantes que se encuentran en la misma situación, según datos extraídos del informe PISA de 2015 que recoge un estudio de Convivencia Cívica Catalana.

Foto: Jovivasc

El hecho de no estudiar en su lengua materna provoca, según los datos del PISA, que los estudiantes castellanoparlantes se encuentren en inferioridad de oportunidades. Es más, en las mismas condiciones socioeconómicas, los chicos y chicas que tienen como lengua materna el castellano, no superan sus estudios y fracasan un 50% más que los estudiantes de comunidades equivalentes como Navarra, Aragón o Madrid.

Unos agravios que son percibidos por los mismos alumnos. Un 21,3% de los castellanoparlantes, constata el informe, “reconoce no sentirse integrado en el ámbito escolar” en Cataluña, el doble de lo que ocurre en el resto de comunidades autónomas homólogas.

La inmersión lingüística discrimina

El sistema de inmersión lingüística en Cataluña implica que la única lengua vehicular en la educación de esta comunidad sea el catalán. Los castellanoparlantes juegan en clara desventaja respecto a los alumnos catalanoparlantes porque todas las materias cuentan con una dificultad añadida al temario en sí: que la lengua en la que se explican no es la materna, la que más dominan.

Peores resultados en matemáticas, lectura y ciencias

A causa de esta desventaja, los alumnos castellanoparlantes sacan peores resultados en los exámenes PISA en todas las asignaturas, tanto en ciencias, como en lectura, como en matemáticas. En concreto, en ciencias el 18% de los alumnos castellanoparlantes no supera el nivel mínimo, frente a un 8,1% en los de lengua catalana. Un porcentaje parecido que el de competencia lectora, con un 18,3% frente a un 8,2% y en matemáticas, con un 20,1% contra un 10,1%.

Cataluña, un infierno para los alumnos castellanoparlantes

Según los datos del informe PISA de 2015, el peor sitio donde un alumno con la lengua castellana como materna puede estudiar es en Cataluña. Ninguna otra comunidad autónoma, ni tan siquiera las que también tienen otras lenguas cooficiales como el País Vasco, Galicia, Baleares o Valencia, tiene peores estadísticas de integración. Cataluña es líder en el porcentaje de alumnos castellanoparlantes que no se sienten integrados y en niveles de alumnos incómodos en su escuela.

El ratio de integración de los chavales que tienen como lengua materna el español es un tercio inferior a la del País Vasco, menos de la mitad que en Valencia e inferior a todo el resto de comunidades.

Una diferencia sostenida el el tiempo

Pero estos datos que demuestran que los alumnos castellanoparlantes muestran severas dificultades frente a los catalanoparlantes y frente a sus homólogos en otras comunidades autónomas no es un caso concreto del informe de 2015. En toda la serie histórica desde que Cataluña cuenta con una muestra propia, los alumnos que tiene el castellano como lengua materna sacan peores resultados. Además, si comparamos los datos obtenidos en 2003 con los actuales, se puede constatar, según afirma el análisis de Convivencia Cívica Catalana, que los resultados han empeorado y a cada vez hay más diferencia entre alumnos según su lengua materna.

Si quiere colaborar para que elCatalán.es sea un diario digital que defienda a la Cataluña real, aquí tiene la información de la campaña de crowdfunding.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here