Lleida, el ejemplo a seguir

La mejor senda para acabar con la deriva secesionista en la que está inmersa Cataluña es ganarles en las urnas y llegar a acuerdos entre las fuerzas que defienden la buena convivencia entre todos los españoles. Y Lleida se está convirtiendo en un caso ejemplar. Un alcalde del ala más catalanista del PSC, Ángel Ros, que ante la perspectiva de perder el bastón de mando ante una coalición de partidos nacionalistas llega a acuerdos con Ciudadanos y PP para seguir gobernando, sobre todo con la formación naranja, que es la que tiene la llave de la estabilidad.

Si PP, PSC y Ciudadanos se entienden en Cataluña para defender la soberanía nacional y la igualdad de derechos entre todos los catalanes, y entre los catalanes y el resto de españoles, ganaremos. Ahora hay una situación asimétrica: los secesionistas tienen más derechos lingüísticos, políticos, económicos y sociales, porque utilizan los presupuestos de las instituciones públicas que dominan para favorecer a su gente en detrimento de la mayoría de catalanes, que no somos separatistas. Lleida es el ejemplo a seguir. Ojalá las cúpulas de los tres grandes partidos tomen nota.


Si quiere colaborar para que elCatalán.es sea un diario digital que defienda a la Cataluña real, aquí tiene la información de la campaña de crowdfunding.

Compartir