Las mejores bravas de Barcelona

Es una tasca de toda la vida, con una barra con mucha mili a cuestas, sin televisión, máquina tragaperras ni expendedor de peluches con ganchos estafosos. Nada distrae a la clientela de lo que importa, sus bravas con alioli y salsa picante y su cerveza bien fresquita. Cierra los domingos y si quieren un take-away de papas para disfrutarlas en casa, se las prepararán. Horario, de 12:00 a 16:00 y de 18:00 a 22:00.

Para sentirse como en casa, Taberna Iberia

Sus croquetas y su calamar a la plancha con guarnición son más que destacables, y ya justifican la visita. También conviene probar sus bombas y sus mejillones. Es un bar gestionado y servido por un puñado de aficionados pericos que decidieron que esto de dar de comer al respetable es una manera más que digna de ganarse la vida. Y lo hacen con solvencia y con profesionalidad, dando al cliente lo que busca.

Un rincón de Transilvania en Barcelona

Transilvania tiene una embajada en el número 68 de la Vía Julia, la cervecería Conde Drácula a la que los lugareños de esta parte de Nou Barris acuden con ganas para disfrutar de sus afamadas patatas bravas y de los jamones que forman parte de la decoración del local. Su clientela es la de toda la vida, la que celebró aquí las collejas que daban los maestros de escuela nacional y los primeros besos con la novia.

Manifiesto pro patatas bravas

Yo, Sergio Fidalgo Piña, reunido conmigo mismo en el modesto despacho de elCatalán.es, AFIRMO que deseo promover y promuevo un manifiesto a favor de la correcta presentación de las patatas bravas, la tapa más honesta y sabrosa, si se hace como Dios manda y paso a dar a conocer los puntos fundacionales de tal documento.